Política

Los ejércitos de Oriente

septiembre 14, 2018

En el transcurso de esta semana, el Ejército ruso está llevando a cabo los ejercicios militares que anualmente ejecuta en estas fechas. Según la dinámica rotatoria mediante la cual se elige la región del vasto territorio ruso, en esta ocasión se llevaron a cabo en la región militar Oriente (Vostok, en ruso). Noticias de este tipo no suelen tener mayor interés más allá del cerrado círculo de analistas militares. Después de todo, cualquier ejército del mundo lleva a cabo simulacros de forma periódica como parte del entrenamiento de las tropas. El caso de los ejercicios Vostok-2018, sin embargo, ha sido diferente por al menos tres razones.

En primer lugar, porque el propio Ministerio de Defensa ruso anunció que se trataría de maniobras a una escala sin precedentes desde 1981, en términos del número de tropas (300 mil), tanques (mil 100), aviones (mil) y armamento a utilizarse. Analistas estadounidenses y europeos estiman que las cifras que Moscú suele dar acerca de estos ejercicios tienden a ser exageradas. Sin embargo, más allá de la veracidad de las cifras, es notorio que Rusia ponga como referencia comparativa el ejercicio Zapad (Occidente) de 1981, el más grande llevado a cabo por la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Se trató de uno de los últimos ejercicios planificados bajo el liderazgo de Leonid Brézhnev, después de cuya muerte al año siguiente, se acentuarían progresivamente las señales del declive político y económico soviético hacia su colapso al inicio de la década de los noventa.

El segundo factor de relevancia del ejercicio Vostok-18, de acuerdo con analistas militares, es su carácter de "ejercicio de maniobras estratégicas", en los cuales las tropas participantes se dividen en bandos opuestos que se enfrentan. Esto significa una ruptura con el modo operativo tradicional en los ejercicios militares rusos, donde usualmente las tropas realizaban maniobras contra un adversario "imaginario". Generalmente, los enemigos que el Ministerio de Defensa afirmaba contemplar al momento de planear las operaciones eran grupos terroristas y otros actores no estatales. El cambio en la dinámica, entonces, sugiere que los ejercicios de esta semana están pensandos en la dinámica de un conflicto armado tradicional, entre dos ejércitos regulares.

Tercero, y lo que más ha llamado la atención, es la participación de contingentes de tropas chinas (así como mongolas). Si bien el número de elementos del Ejército Popular de Liberación – nombre oficial de las fuerzas armadas chinas – que participarán en el ejercicio es mínimo (3 mil 200), su incorporación a las maniobras es una muestra más del progresivo acercamiento entre Moscú y Beijing. La trascendencia de la participación china es mayor si se considera que, históricamente, los ejercicios militares rusos en la región Oriente – donde se encuentra la frontera sino-rusa – habían sido interpretados por Beijing como ensayos para una hipotética guerra con China. La incorporación de este último país en las maniobras de Vostok-18 dejaría en claro que, al menos por el momento, Moscú no está pensando en su vecino oriental como amenaza militar.

Oficiales rusos y chinos han dicho públicamente que los ejercicios conjuntos no están dirigidos contra "ningún tercer país". Sin embargo, considerando los tres factores aquí enlistados – tamaño y dinámica del ejercicio, así como la incorporación de China – debería ser claro que Vostok-18 refleja la creciente voluntad de ambas potencias de reconfigurar el orden internacional actual y el lugar que ocupan en él. Hablar de una entente sino-rusa es todavía aventurado. No deja de llamar la atención, empero, que un ejercicio con estas características específicas se lleve a cabo meses después de que Estados Unidos decidiera – en el marco de las negociaciones del presidente Trump con el líder norcoreano Kim Jong-un – cancelar los ejercicios militares que, en estas fechas, suele llevar a cabo junto con las fuerzas armadas surcoreanas para reforzar su presencia y capacidad operativa en Asia Oriental. Ante el retraimiento de una potencia, la asertividad de otras: el equilibrio de poder en acción.

Twitter: @jesevillam