Política

Crisis de cafeticultores en Zongolica agrava pobreza

agosto 16, 2018

Zongolica, Ver.- El fracaso de los programas de impulso al campo, sobre todo del gobierno federal, elevan la pobreza entre los productores de café en los municipios de la sierra de Zongolica. Se calcula que de cada 10 productores, por lo menos seis de ellos abandonaron la actividad para aplicarse en otros productos o de plano emprendieron el éxodo hacia centros urbanos y emplearse en la construcción u otra actividad.

En la sierra, dice Roque Quiahua Macuixtle, presidente del Consejo Supremo Indígena en Zongolica, "por si algo más faltara, se suma la crisis cafetalera, tan es así que calculamos que menos del 40 por ciento, de las ocho mil hectáreas productoras, están en condiciones de generar". Este escenario, por sí sólo, "lo único que provoca es el empeoramiento de la crisis económica del sector. Los pequeños productores, que son cientos en la sierra, difícilmente van a poder recuperar su inversión y mucho menos mejorar las condiciones de vida de sus familias".

La caída de la producción cafetalera no es nueva, reconoce, "estamos hablando de por lo menos unos 20 años atrás, con la baja en el precio del café, la falta de apoyo oficial para impulsar la producción, en fin hay una serie de problemas que poco a poco fueron agravando el conflicto en la cafeticultura. Hoy de las ocho mil hectáreas de café, únicamente el 40 por ciento está produciendo, es decir, tenemos una caída del 60 por ciento de la producción del café de la sierra".

Con esa merma, "la producción está parada, la gente dejó las tierras en el abandono, unas por las afectaciones de la roya, el cambio climático y otras por el cambio generacional. Hoy a los hijos de los productores no les interesa trabajar la tierra, aun cuando en su momento la producción de café de esta zona competía con la de otros países".

Hoy muchos caficultores prefieren realizar otras actividades alternas, se justifica, "porque la producción de café dejó de ser negocio, representa más pérdidas que ganancias y con ello agrava las condiciones de pobreza en la mayoría de los municipios de la sierra que se dedican a la actividad cafetalera".

La única solución que se tiene para este caso, explica, "son los esquemas de apoyo que el gobierno federal y el del estado tienen para la producción cafetalera, esos programas de gobierno son importantes para el sector cafetalero, pero muchos de ellos están desfasados, es decir, cuando reciben la plantas para renovar las fincas cafetaleras, resulta que ya pasó la época para sembrarlas y no se obtienen los resultados esperados".