Política

Se ampara titular de Sedesol yunista para no ser arrestado por incumplir un laudo laboral

agosto 08, 2018

Por tener miedo a ser detenido por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y que pueda poner en riesgo su vida e integridad física, el actual secretario de Desarrollo Social, José Rodrigo Marín Franco, promovió un amparo para evitar cualquier arresto.

Y es que los magistrados del Tribunal de Conciliación y Arbitraje ordenaron un arresto por 10 horas en contra del funcionario yunista, que se ha negado a pagar más de 300 mil pesos en salarios caídos a un trabajador despedido injustificadamente.

El titular de la Sedesol promovió el amparo 516/2018 ante el Juzgado Primero de Distrito, para evitar que se ejecute el cumplimiento de un acuerdo de los magistrados, donde dictan la orden de presentación en su contra.

Para ello, solicitaron el respaldo de la SSP, instancia que siempre argumentó diferentes pretextos para incumplir con la detención del funcionario estatal. Esto permitió a José Rodrigo Marín Franco poder promover al amparo correspondiente y obtener la suspensión definitiva por parte de la justicia federal que ahora lo protege y contra cualquier detención en su contra.

Desde el año 2015, el Tribunal de Conciliación y Arbitraje resolvió a favor de un empleado su restitución en el puesto como el pago de salarios caídos, sin embargo, la Sedesol únicamente cumplió con darle nuevamente su plaza al trabajador.

Debido a que en varias ocasiones se ha intentado ejecutar el cobro a favor del empleado que reclama sus salarios caídos, los magistrados resolvieron un acuerdo de apercibir al titular de la Sedesol como responsable del incumplimiento del laudo laboral.

En dicho acuerdo, establecieron una presentación del titular de la Sedesol ante los magistrados, además de un arresto de 10 horas contra Rodrigo Marín Franco, quien ahora escapará de este castigo, tras utilizar los abogados de la dependencia para conseguir su amparo.

Dentro de los argumentos expuestos, el funcionario estatal señala temer por su vida, en caso de ser arrestado por los policías estatales, o al menos que algo pudiera pasarle a su integridad física.