Sociedad y Justicia

Feminicidio, negocio redituable de organizaciones criminales, alertan

agosto 03, 2018

Mientras no haya voluntad política seguirán los feminicidios y la tolerancia de la trata de mujeres, que también se ha convertido en un negocio de las organizaciones criminales en la entidad veracruzana, dijo Martha Mendoza Parissi, investigadora en cuestiones de género.

En entrevista comentó que hay que considerar que también la trata forma parte de una delincuencia que está haciendo un negocio redituable para muchas organizaciones, si ahí hay inmersas autoridades entonces difícilmente se va a poder avanzar.

En cuanto a trata de mujeres, no hay datos, y sólo existen los del Observatorio, que es muy importante, pero que no se reconoce por parte de las autoridades para que se pudiera decir que sí va en aumento, lo que sale en medios indica que con las desapariciones de las chicas existe un problema grave de trata, porque desaparecen por ese motivo, para la trata.

La trata de mujeres, es un problema generalizado en ciudades y zonas rurales, aunque hay comunidades en donde se aprovechan de la ignorancia de las familias y llevarse a las chicas, pero no es focalizado, sostuvo Mendoza Parissi.

El problema más grave es la simulación que existe de parte de las autoridades antes esta problemática, los feminicidios ya lo vimos, las estadísticas no dejan mentir, una de las problemáticas que están en todo el país, sí tienen que ver con una política transversal de compromiso para erradicar esta problemática, no simulaciones, "eso que dicen sí se está haciendo, pero por lo menos no se ha medido el impacto y si no se mide entonces no existe un impacto de las políticas que se están poniendo en marcha", refirió la ex directora del Instituto Veracruzano de la Mujer (IVM).

Se debe enfrentar el problema desde todas las secretarías con un compromiso real y desde aquí implicar a todos los ámbitos, sector privado y sector público, si no hay voluntad de involucrar a todos los sectores difícilmente se podrá acabar con él.

Ahí están las leyes, las alertas de género están, y el problema está en la instrumentación por parte de las autoridades, por eso al nuevo gobierno se le tiene que exigir un compromiso real para que todas las secretarías atiendan esta problemática porque es grave.