Política

El agandalle de gobernadores no tiene límites

agosto 03, 2018

El terremoto electoral del 1° de julio que llevó al partido Morena a conquistar más de 30 millones de votos para su candidato y único líder Andrés Manuel López Obrador, no tiene precedente en la historia política de México, de ahí que no existió manera o forma de mendigarle o regatearle el triunfo, como ya aconteció en los años de 1988,2006 y 2012, en que los intereses –que aún se resisten a morir– harán ahora lo imposible por poner trabas a que se produzca la transformación que se demanda, como la única esperanza que tiene esta nación saqueada y empobrecida por la voracidad más rapaz de que se tenga memoria, para presumir que se logró un triunfo real y efectivo.

Sin embargo, tal parece que eso no fue suficiente pues hemos visto cómo los gobernadores que ya no controlarán los congresos locales –sólo controlan Guanajuato y Nuevo León– pero que aún los tienen a su servicio, utilizan todas las artimañas o trastupijes, con tal de mantener el status quo que les permitió corromper y corromperse para enriquecerse aún más, con reformas a modo y el nombramiento de las personas que les cubrirán las espaldas, olvidándose que el gusto les durará poco, pues ante las nuevas legislaturas morenistas, les saldrá el tiro por la culata y se les hará morder el polvo.

Los casos más emblemáticos son en los estados de Puebla y Veracruz, pues en aquél, el gobernador envió una reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, en la que prevé la rotación de los presidentes de la Legislatura a efecto que su partido puede dirigirla, lo que ocasionó un serio enfrentamiento con diputados heridos por la fuerza pública, en tanto, el gobernador a cuatro meses de dejar el cargo y quien de manera abrumadora perdió la elección reciente, y que antes se había llenado la boca diciendo que se opondría al nombramiento del fiscal a modo del hoy detenido ex gobernador Duarte de Ochoa, ahora, ensuciando sus propias palabras está haciendo lo mismo que condenó, lo que sin duda alguna se verá revertida a partir del mes de diciembre.

No hay duda que no existen escrúpulos políticos y la desvergüenza llega a los extremos porque las impugnaciones legales llevarán a poner en evidencia esas perversidades, pues, en el reciente amparo 598/2018 sobre las 18 propuestas de magistrados para el Sistema Nacional Anticorrupción hecha por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, que deberían ser designados desde 2017, se concedió por "la ausencia de transparencia en la designación de las propuestas realizadas por el Presidente de la República", es decir, que se tienen que garantizar la publicidad y transparencia y, en su caso, se deberá detallar de "manera objetiva y razonable porqué las personas resultan idóneas para ocupar el cargo".

En síntesis, dice el juez Fernando Silva García, debe explicarse cuáles son los méritos y la calidad ética y profesional de los propuestos para comprobar que cada uno –se asienta– "tenga en las materias específicas de fiscalización, responsabilidad administrativas, hechos de corrupción o rendición de cuentas".

La sentencia, además, precisa que deberá publicarse la justificación de la idoneidad en el Diario Oficial "a fin de que la sociedad y las organizaciones de la sociedad civil puedan emitir sus opiniones acerca de cada uno de los individuos propuestos", lo que obviamente no se constata que haya existido en Veracruz, por lo que, los amparos que promuevan irán por esa ruta.

limacobos@hotmail.com / Twitter:@limacobos1