Política

La Faena

agosto 03, 2018

Los primeros acercamientos para construir canales de comunicación abierta entre el gobierno entrante y los sectores productivos del estado fue en Actopan, en donde Éric Cisneros Burgos, anunciado como el próximo secretario de Gobierno por el gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez, sostuvo un encuentro con empresarios del ramo de turismo de aventura… La primera gira de Burgos no fue cosa menor, pues en el bienio que pronto terminará este fue un sector abandonado por el panismo-perredismo gobernante, con todo y que se trata de una de las pocas actividades que generan y reactivan la economía en comunidades en las que difícilmente se pueden echar a andar proyectos alternativos… El caso es que dirán en la Secretaría de Turismo y Cultura que no se ha hecho mucho por la insuficiencia de recursos; ¡nada tan falso como eso!, pues lo que le han contado los prestadores de servicios de esa zona a Burgos es que nunca hubo, cuando menos, intenciones por establecer puentes de coordinación… Si eso ocurrió con los prestadores de servicios turísticos de Actopan, a escasos minutos de Xalapa, seguro los de más lejitos no tuvieron más que remar contra corriente… En este mismo sentido, el secretario de Turismo, Leopoldo Domínguez Armengual, vieja hechura del gobernador Yunes y uno de los poquísimos miembros a los que les dio chamba de aquel desarticulado grupo con el que gobernó durante el chirinato, está en la mira de los prestadores de servicios turísticos particularmente de hoteleros a quienes menospreció, pues al igual que prácticamente todas las demás actividades económicas que no le eran redituables a la administración panista, no recibieron ninguna clase de apoyo, pese a que se les descontaba religiosamente el impuesto del dos por ciento a la nómina… Según el también notario público, el generoso gobernador le "prestó" a su dependencia 50 millones de pesos que deberán restituirse a la Sefiplan; sólo que no explicó la razón, pues aquel impuesto mencionado es producto de la recaudación y debería ser destinado al fomento de la actividad turística; el caso es que este es otro de los hoyos negros financieros del yunismo que ya están en la mira del proceso de entrega-recepción… Ayer mismo en reunión con burócratas y maestros, el gobernador electo Cuitláhuac García por vez primera advirtió públicamente sobre dos problemas sustantivos que le esperan una vez tome posesión en diciembre. El primero es el enorme déficit económico que históricamente padece el IPE para cubrir los pagos de aguinaldos y demás prestaciones a sus jubilados y pensionados para lo cual el gobierno estatal tiene que desembolsar solidariamente poco más de mil 500 millones de pesos, cantidad que como ya se vislumbra, de ninguna manera dejará en caja el mandatario saliente, pues éste será uno de sus principales instrumentos que utilizará para continuar su lucha… El otro sempiterno conflicto financiero de fin de año es el retraso en la entrega de recursos a la UV para cubrir el pasivo con el SAT, que es de alrededor de 2 mil millones de pesos, enorme suma que se viene arrastrando desde el duartismo y que Yunes Linares, en pleno fragor de su campaña, se comprometiera a pagar, cosa que naturalmente no ha hecho ni hará, dejándole la responsabilidad a la gestión entrante… Lo importante es saber desde ahora en qué condiciones económicas se encuentra el erario veracruzano; o más bien, lo sustantivo será saber cuánto dejará en caja el de Soledad de Doblado ahora que entregue las chequeras oficiales. Es de suponerse que no dejará ni los clips, pues esto es parte de su lucha.