Política

La Faena

julio 18, 2018

A la diputada morenista, Guadalupe Osorno Maldonado le faltó enunciar otras travesuras cometidas por el fiscal yunista Jorge Winckler, que lo hacen merecedor de sustitución inmediata, ser sujeto a juicio político y fincamiento de responsabilidades ante el abuso, en algunos casos ,y omisión en otros en las responsabilidades que el abogado de la familia del gobernador recibió como encomienda en el llamado gobierno del cambio…En efecto, lo más notable son los citatorios expresamente dirigidos a quienes son vistos por el gobernador Yunes Linares como adversarios o resultan incómodos para su particular forma de ejercer el poder…Ya le había tocado al alcalde capitalino Hipólito Rodríguez y a la investigadora de la UV, Rosío Córdova recibir sendos citatorios para que "proporcionaran información o ampliaran sus declaraciones" en torno a la incompetencia de la FGE en casos relacionados con la comisión de delitos del fuero común –la probable presencia de un homicida serial en el Santuario de Las Garzas y los levantones y desapariciones de estudiantes de la UV- denuncia que ambas figuras públicas hicieron y que sin dudas molestaron al Fiscal y a su patrón…El caso más reciente es el citatorio al empresario, Alejandro Cossío Hernández, quien junto con otros ciudadanos fue desalojado la noche de antier del Palacio de gobierno luego de exigir al Titular del Ejecutivo cumpliera con su obligación institucional y cubra la deuda pública dejada por su antecesor Javier Duarte con decenas de prestadores de servicios y constructores de todos tamaños…Más antes, la incompetencia de Winckler Ortiz y la desmesura del gobernador Yunes Linares hicieron de la captura de exfuncionarios duartistas un espectáculo público dirigido para construirle la imagen a su hijo como continuador de la impartición de justicia contra funcionarios corruptos –plena por cierto de un personalísimo afán de venganza- más que actos verdaderamente encaminados a llevar ante la ley a quienes dilapidaron el erario…En el camino tortuoso de dicha persecución quedan serias dudas del verdadero alcance y del destino de los recursos recuperados mediante los "acuerdos" que el propio gobernante admitió haber realizado con algunos de los duartistas intocables por el régimen yunista…A la fecha, la mayoría de los encarcelados se encuentran indiciados y sus casos en proceso , muchos de los cuales serían invalidados por la fragilidad con que fueron elaboradas las denuncias y la eventual violación de derechos ciudadanos que los tienen en Pacho Viejo, más allá del peculado o actos de corrupción que hubieran cometido; aunque casos como el del exsecretario de Seguridad Pública , Arturo Bermúdez, tienen otras consideraciones que prácticamente lo llevaran a purgar considerable condena…Pero en la situación de Winckler Ortiz la cosa es seria porque además de señalamientos de hacer uso faccioso de la justicia, las acusaciones de omisión e indolencia de parte de los colectivos de familiares de desaparecidos si le configuran la circunstancia para que sea llevado a juicio político y hacerle efectivo el principio de responsabilidad dado que su caso como magistrado de impartición de justicia justifica a plenitud su eventual declaración de culpabilidad o condena.