Política

Debe Veracruz devolver más de 76 mdp de recursos federales por irregularidades en 2017

julio 15, 2018

La Auditoría Superior de la Federación obligó al Gobierno de Veracruz a devolver casi 5 millones de pesos por haber caído en un subejercicio. También le exigió el reintegro de más de 76 millones de pesos, de los cuales no existe evidencia, ni justificación en su gasto.

Tal como ocurrió en el sexenio pasado, que la ASF exigía reintegros y aclaraciones a Javier Duarte de Ochoa por el uso irregular de los recursos públicos, se repite la situación con el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

En el informe de la Cuenta Pública 2017, en la auditoría de cumplimiento financiero con enfoque de desempeño 2017-A-30000-16-1476-2018 1476-DS-GF, a los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, se señalan diversas irregularidades como: falta de transparencia, incumplimiento a las leyes de contabilidad y nulos datos sobre la forma en la cual se aplicaron los fondos públicos.

"En el ejercicio de los recursos, el gobierno del estado de Veracruz incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente en materia de incumplimientos de la Ley de Coordinación Fiscal y del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2017, que generaron 76 millones 421 mil 500 pesos pendientes por aclarar, que representan 3.6 por ciento de la muestra auditada (…), falta presentación de documentación justificativa y comprobatoria en obra pública", detalla el reporte.

Debido a ello, la ASF instó al gobierno yunista a realizar el reintegro correspondiente a la Tesorería de la Federación.

Asimismo, la dependencia federal indicó que el gobierno estatal ya devolvió adicionalmente 4 millones 846 mil 200 pesos que no fueron ejercidos el año pasado.

Aunque en el discurso, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares presume el orden, la transparencia y el manejo honesto de los recursos, el ente fiscalizador resalta que el Gobierno de Veracruz no dispone de un adecuado sistema de control interno para prevenir los riesgos que podrían limitar el cumplimiento de los objetivos del fondo, la observancia de su normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos, lo que incidió en las irregularidades determinadas en la auditoría.