Política

Ampliar educación sexual descompondrá más a la sociedad, pues es impartición de valores no una materia: evangélicos

julio 12, 2018

Orizaba, Ver.- La sola intención de ampliar los temas de educación sexual en los libros de texto gratuitos despertó el enojo de la jerarquía de la iglesia evangélica, de hecho la Alianza Metropolitana de Pastores advierte el recrudecimiento de la descomposición social y una mayor desintegración familiar, "vamos rumbo al desorden social, aún más grave de lo que ya vivimos".

El representante de esa agrupación, Fernando Jara Todd, reafirma que como iglesia evangélica, "nos hemos pronunciado en contra de este tipo de instrucción que se quiere dar en las escuelas. La educación y orientación sexual debe ser limitada a los padres, ya que no es una materia, es impartición de valores.

"Como familias y como iglesia estamos tratando, desde hace más de tres años, de frenar que este tipo de información llegue a las escuelas; ya que existe indicios de copiar modelos de otros países latinoamericanos donde desde la educación preescolar pretenden enseñar a los niños que los hogares con matrimonios igualitarios son la normalidad, cuando esto no lo es".

Fernando Jara señala que se trata de frenar este tipo de literatura para enseñanza no sólo con manifestaciones sino con escritos, "vamos a buscar a los diputados mostrando nuestra postura y lo seguiremos haciendo así como manifestándonos en las redes sociales y medios para que la educación sea formativa y no desinformación, porque lo único que creamos es desinformación y confusión a los niños, diciendo a lo malo, bueno y a lo bueno, malo".

Ante estos nuevos escenarios que se presentan, "se corre el riesgo de que las actuales generaciones se desorienten por completo, que los valores morales se pierdan por completo con este tipo de textos en los libros de educación pública, les vamos a dar conceptos erróneos acerca de lo que es la verdad; vamos a pagar un alto precio como sociedad y eso ya lo vemos difícil, las cosas buenas mal hechas y las malas floreciendo"

Otro de los riesgos que enfrentaremos, explica, "es que se agrave aún más la descomposición social, se va a crear no sólo el desorden, sino además las fracturas en las mismas familias, va a ser muy difícil por tener hogares prácticamente divididos, vamos a entrar de plano al libertinaje y quien no aprende de los errores de otros, está condenado a vivirlos en carne propia, un problema más que resolver al cual le han llamado modernidad".

La incertidumbre crece, señala, porque ahora con los resultados de las elecciones de hace dos semanas, hay mucha dudas de las formas en las que se conducirán el país y sus instituciones, "con los nuevos gobiernos esperemos sólo que gobiernen para todos y no para un sector minoritario, que sean coherentes y no nos lleven a un retroceso como sociedad".