Sociedad y Justicia

Exige A-19 investigar detención de periodista

julio 10, 2018

Oliver Coronado teme por

integridad y la de su familia;

policia de Orizaba, en la mira

Orizaba, Ver.- La organización no gubernamental Artículo 19 pide la intervención de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión para investigar, dice, "la intimidación, detención arbitraria y desaparición forzada" del periodista independiente Óliver Coronado; este lunes agrupaciones civiles se suman a la petición, en tanto la víctima demanda garantías, pues, asegura, teme por su integridad y la de su familia

Por los los hechos y de acuerdo con la postura que asume esta organización no gubernamental, "se insiste en la necesidad de que las autoridades correspondientes se coordinen para brindar medidas de protección integrales y efectivas, además de garantizar una investigación pronta, diligente e imparcial, así como sanción, medidas de reparación y no repetición".

Por ello Artículo 19, se plantea, "insta a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión coadyuvar y coordinarse con la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y Atención de Denuncias contra Periodistas y/o Comunicadores del estado de Veracruz para investigar la intimidación, detención arbitraria y posterior desaparición forzada, así como las amenazas y la tortura psicológica tomando en cuenta como principal línea de investigación su ejercicio periodístico".

Asimismo, señala, se pide al "Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas para garantizar medidas de protección efectivas para salvaguardar la vida, libertad e integridad del periodista, así como medidas para responder frente a agresiones digitales. Asimismo instamos a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas para asignar medidas y acompañamiento jurídico y psicosocial pertinentes para él y su pareja sentimental; Artículo 19 hace un llamado a la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Veracruz a iniciar una queja e investigar las violaciones graves a derechos humanos cometidas en perjuicio del periodista y defensor de derechos humanos, Óliver Coronado Paz", según se da a conocer.

Por su parte Aracely Salcedo, representante del colectivo "Familiares de Desaparecidos Córdoba Orizaba" igual se suma a la petición hecha por Artículo 19 y del afectado, pero además insta a "las autoridades competentes de todos los niveles de gobierno, una investigación pronta, diligente e imparcial, así como sanción, medidas de reparación y no repetición para que el compañero Oliver, su familia y allegados puedan retomar el curso de su vida tan normal como la tenían hasta antes de este terrible suceso".

En el mismo posicionamiento revela que esta agrupación ya presentó una denuncia penal en contra, "ante las instancias adecuadas", para, "salvaguardar la integridad física de una servidora, de los miembros del colectivo y nuestras familias", dice.

El 3 y 5 de julio, el periodista independiente y fotógrafo Óliver Coronado Paz, "fue víctima de actos intimidatorios, detención arbitraria, desaparición forzada, amenazas y tortura psicológica por parte de elementos de la policía municipal de Orizaba", según da a conocer él mismo.

Los hechos, explica, ocurrieron "mientras me encontraba, en una parada de autobús, tomé unas fotografías, al terminar guardé mi celular y seguía a la espera del camión de pasaje, minutos más tarde arribó una patrulla de la policía municipal en la que iba un solo elemento a bordo, quien descendió del vehículo, entró a un gimnasio que estaba en el mismo sitio donde Óliver esperaba su parada y al salir comenzó a interrogarlo".

"Me abordó diciéndome su nombre: José Luis; y después de presentarse me preguntó: "¿Es usted de por aquí?". Le respondí que soy de Río Blanco y que a ese lugar llegaba para tomar mi autobús para el trabajo. Siguió preguntando: "¿A qué se dedica?" Le expliqué que trabajo para la Universidad Veracruzana y que soy maestro; que además soy periodista y le comenté que tengo una página de Internet de información. El oficial continuó diciendo: "Se lo pregunto porque lo vieron tomando fotografías aquí enfrente, y ya sabe usted cómo están las cosas. Le respondí que sí, que efectivamente había tomado algunas fotografías ya que también soy fotógrafo y reafirmé mi labor como periodista. Sin estar obligado a identificarme o mostrar las fotografías lo hice para demostrar que tenía voluntad de cooperar y no estaba realizando nada malo. Aparentemente hasta ahí había llegado el incidente".

Dos días después, "en esa misma parada de autobús arribó la patrulla de policía municipal PA-35, con tres oficiales a bordo; dos de ellos portando armas largas y el tercero con una pistola en el cinturón. Al descender del vehículo, ingresaron de igual manera al gimnasio y al salir se dirigieron conmigo. Uno de ellos, identificado con el nombre de Omar Damián se acercó y me volvió a interrogar pero esta vez empuñando el arma y con el dedo cerca del gatillo. Respondí a los cuestionamientos, el policía únicamente se burló, me explicó que era por seguridad y que se trataba de una entrevista de rutina porque les habían reportado que estaba tomando fotografías".

"La situación se tensó" explica "y fui llevado con el director de la policía municipal, Juan Ramón Herebia, me subieron a la patrulla, a pesar de no haber cometido ningún ilícito, amenazándome que en caso de resistirme todo sería peor. Durante el trayecto a la comandancia, recibí nuevamente una llamada y quise responder, sin embargo uno de ellos me quitó el celular y comenzó a revisar la información que tenía".

Al llegar a la comandancia, fui presentado en la oficina de Juan Ramón Herebia, ahí me dijo "te haré cuatro preguntas con las que sabré si te dejo ir o te ingreso y te doy en la madre; ¿a qué te dedicas?". Yo respondí: "trabajo para Universidad Veracruzana y soy periodista", me interrogó para qué medio trabajaba, le contesté que tenía una página de información que se llama Portal 7. Después de anotar la información en una libreta, Juan Ramón lanzó una exclamación burlona y dijo: "¡Ah!, entonces eres de esos cabrones que se hacen una paginita y se dicen periodistas para delinquir".

"Tú haz de ser de los otros; pero, ¿qué crees? Aquí tú ya valiste verga". Me ordenó que sólo hablara cuando él me diera permiso, porque ahí la autoridad era él y que sólo respondiera lo que se me preguntara, porque sí debe hacerse cuando la autoridad pregunta".

El periodista independiente, estuvo incomunicado, desde las 11:40 horas que hasta las 13:15 horas que salió de la comandancia; "¿Quién chingados te mandó a vigilarme? Ya cabrón, habla, sacó de un cajón de su escritorio tres fotocopias de fotografías que al parecer eran de fichas de la policía, me las puso al frente y me dijo: "¿conoces a estas pinches viejas?, seguro que sí las conoces, seguro que una de estas cabronas te mando… pero no me conoces, yo vengo de donde no se conoce el miedo y tus leyes me valen verga. Conmigo ya te chingaste y si no te comportas como te digo, te van a ir a recoger en lote baldío y serás uno más de esos periodistas muertos".

Este lunes, Óliver Coronado, dio a conocer los hechos, de forma oficial y pidió la intervención de la Comisión de Periodistas así como del Congreso del Estado para salvaguardar su integridad.