Política

La faena

julio 09, 2018

Desaprovechada la oportunidad de ser recordado como el artífice de la consolidación democrática de Veracruz al leer equivocadamente el bono electoral que recibió hace dos años y querer aprovecharlo para instituir una sucesión de corte monárquico en la entidad, Miguel Ángel Yunes Linares sigue empecinado en desconocer de facto al gobernador electo de Morena y con ello, ahondando las secuelas que su administración, sin duda alguna, deberá enfrentar a partir de diciembre, sino es que aún antes de la entrega formal, que desde ahora se ve será tan ríspida como aquella en la que sustituyó a Javier Duarte… Y no será por cuenta de Cuitláhuac García, pues el morenista ha dicho que no lo mueve la venganza a diferencia del propio panista que ya desde las primeras semanas que se supo de su triunfo soltó a los perros de la revancha; inclusive, se recuerda el ilegal asalto a Palacio de Gobierno que encabezó su vástago el hoy candidato perdedor junto con un grupo de incondicionales, y hasta el mismo Ricardo Anaya con el propósito, dijeron, de evitar que se destruyeran documentos comprometedores o fueran sustraídas evidencias de la corruptela del gobierno duartista… Yunes Linares se ve dispuesto a ejercer el poder hasta el último día de su atropellada gestión y con todo el rictus inocultable que le ha dejado el segundo fracaso estrepitoso en su carrera de operador electoral, no ceja en mantenerse en ese comportamiento autorreferencial y carente de empatía social que lo distinguió desde sus orígenes priístas… Mientras García Jiménez recibía la notificación formal del OPLE que lo acredita como mandatario electo, el panista mantenía su discurso sobre la inseguridad, aquel que insiste en que vamos avanzando pero no al ritmo deseable y de paso eludía hablar a pregunta de los reporteros que cubrieron su enésima reunión del Grupo de Coordinación Veracruz, porque sostuvo no es un tema de seguridad hablar de la sucesión ni de su sucesor… La actitud biliosa de Yunes Linares está agudizando el nivel de confrontación que él mismo generó y no es más otra muestra de infantilismo político que el gobernante actúe de esa manera, pues la sucesión gubernamental ya está más que decidida y para su mala fortuna confluye el peor de sus escenarios previstos: con un Presidente al que él y su familia insultaron y denostaron cualquier cantidad de veces; con un gobernador que ha dicho que privilegiará la justicia y se revisará lo que tenga que ser revisado y para colmo una legislatura dominada por el odiado Morena que no vacilará en dar con la evidente secuela de corrupción que el gobernador saliente y su grupo cercano dejaron por toda la administración pública, especialmente en las áreas de Salud, Desarrollo Social, Seguridad Pública, Obras Públicas y en la propia Legislatura donde el tráfico de influencias de la bancada panista creó empresas a modo, dando como resultado que hasta la respetable señora progenitora del dirigente estatal del PAN, Jesús Mancha y otros políticos ambiciosos, enviciaron y distorsionaron el uso del recurso público para desviarlo a "empresas periodísticas" dedicadas a apuntalar la campaña del hijo del gobernador… Ya la propia senadora electa Rocío Nahle advirtió que el abusivo e injustificable uso del dinero público será investigado a fondo como simple acto de responsabilidad política de un gobierno que simuló actuar en beneficio colectivo y como se vio solo, replicó lo que la familia Yunes ha venido haciendo a lo largo de su exitosa carrera política, usando el erario para cimentar una fortuna que hace palidecer a la que pudo haber depredado Javier Duarte y algunos de sus compinches… Mientras unos ven perfiles oscuros donde no los hay, la base del partido Morena reconoce a Eric Cisneros como uno de los personajes que con talento y mucho trabajo contribuyó al triunfo en las urnas de la semana pasada en Veracruz. Eric Cisneros no es solamente un político cercano y de todas las confianzas del gobernador electo Cuitláhuac García y de la senadora electa Rocío Nahle, sino además es quien facilitó la construcción de la estructura electoral en la entidad, es decir, el que posibilitó que Morena tuviera representación en prácticamente todas las casillas de la entidad para impedir cualquier intento de fraude. No es ningún improvisado; se trata de un veracruzano (originario de la Cuenca del Papaloapan) que coordinó elecciones por encargo del mismísimo Andrés Manuel López Obrador en la tercera circunscripción en 006. Es, por decir lo menos, parte del engranaje del proyecto de AMLO desde el 2000... Una vez que se confirme el nombramiento como Secretaria de Energía en el gabinete federal, el escaño senatorial de Rocío Nahle será ocupado por la maestra Gloria Sánchez, convirtiéndose lo anterior en un acto de verdadera justicia para quien tal vez sea la más respetada y respetable figura de la izquierda histórica veracruzana; la maestra Gloria ha sido ejemplo de verticalidad y congruencia política e ideológica y en los peores momentos –que le ha tocado vivir como militante y líder– ha mantenido fidelidad a sus principios e ideas... Ernesto Pérez Astorga, el otro suplente de la formula senatorial de Morena que encabeza Ricardo Ahued habrá de desempeñar papel sustantivo en el futuro inmediato para la entidad dadas sus relaciones con grupos empresariales dentro y fuera de Veracruz y su trayectoria inatacable desde cualquier ángulo... Y finalmente en el PAN las cosas decantaron por su propio peso. Julen Rementería se convierte en la figura referencial del panismo histórico que busca desprenderse de la toxicidad del yunismo y aunque el jarocho resulta un militante institucional haría bien en tomar una mayor distancia del minigobierno que ya prepara maletas para irse a vivir al extranjero; no tan lejos como Londres pero sí a Miami, donde también se la pasa bien.