Política

Concesionaria de Yunes Linares pierde 40 por ciento de medicamentos de la Secretaría de Salud; trabajó con él cuando era director del Issste

junio 29, 2018

El "Servicio Integral de Suministro, Distribución y Dispensación de Medicamentos y Dispositivos Médicos", uno de los grandes proyectos para generar ahorro del "gobierno del cambio" y dotar de medicamentos a todas las clínicas de Veracruz, ha resultado un fraude, la empresa Ex Farma SA de CV no ha cumplido con el contrato, están perdidos 40 por ciento de medicamentos, que equivale a 8 millones de piezas, que van desde un costo unitario de dos pesos hasta 600 pesos, mientras cientos de enfermos tiene que esperar a que les surtan medicinas para remediar sus males, el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares le sigue destinando alrededor de 700 millones de pesos anuales a la empresa.

Una serie de irregularidades existen en el suministro, distribución y dispensación de medicamentos y dispositivos médicos, en donde no sólo está en juego el recurso público aportado por la Federación a través del Seguro Popular y de recursos estatales, sino la salud de los veracruzanos, en donde a pesar que en las cláusulas de concesión establecían que la empresa debería tener su almacén en la entidad, las medicinas eran llevadas al CEDI Exfama Huamantla, como el caso de los medicamentos oncológicos, que después que Cofipris supervisó, éste espacio de Ex Farma SA de CV. no cuenta con permisos, por lo que medicamentos se encuentran retenidos en el vecino estado de Tlaxcala.

Otra de las irregularidades está que Ex Farma ha comprado medicamentos a punto de caducar, así los obtiene a costos menores, sin embargo, Ex Farma con la que trabajó de cerca el gobernador estatal cuando fue director general del Issste, sigue con la adjudicación para prestar este servicio, sin una supervisión sobre su correcta operación.

De la licitación

El 29 de mayo de 2017, se llevó a cabo la Junta de Aclaraciones de la Licitación Pública Nacional LPN-103TOOOOO-009-17; posteriormente, el 14 de junio de 2017 se celebró el fallo, en el que se declaró como empresa adjudicada a Ex Farma, S.A. de C.V, el contrato se encuentra publicado en el Portal de Transparencia de la Secretaría de Salud de Veracruz: https://www.ssaver.gob.mx/transparencia/files/2017/09/LPN-103T00000-010-17-sin.pdf.

En dicho contrato se constata que todo estuvo en regla, con transparencia como lo da a conocer en un documento el Testigo Social ONG, Contraloría Ciudadana para la Rendición de Cuentas, A.C., en la etapa de Evaluación Legal, Administrativa, Técnica y Económica de las proposiciones presentadas por las empresas licitantes del procedimiento de contratación de licitación Pública Nacional número lPN-103T00000-009-17.

Es una licitación del gobierno del estado de Veracruz con recursos federales y estatales para la compra y dispensación del medicamento en 59 hospitales con farmacia propia de Ex Farma y 802 Centros de Salud en el estado, dividido en 11 jurisdicciones que es Pánuco, Tuxpan, Poza Rica, Martínez de la Torre, Xalapa, Córdoba, Orizaba, San Andrés Tuxtla, Cosamaloapan y Coatzacoalcos.

Ex Farma SA de CV se comprometió a distribuir 228 claves de medicamentos del cuadro básico de salud y medicamento especializado y de alta especialidad, en donde se incluyen los medicamentos oncológicos.

Desde agosto a diciembre Ex Farma distribuyó a todos los hospitales, al cierre del mes de diciembre se hicieron las revisiones de distribución de medicamentos y es ahí en donde 8 millones de medicamentos resultaron como faltantes, entre lo entregado a las farmacias de todas los hospitales y centros de salud de la entidad y las cuentas administrativas –de acuerdo a documentos internos de la propia empresa.

Ex Farma elaboró órdenes de salida de medicamentos en su CEDIS Huamantla para cuadrar datos ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF), lo grave es que la Secretaría de Salud tiene conocimiento y aunque no ha habido buena dispersión del medicamento le renueva el contrato a la empresa, esto a pesar que hay 8 millones de piezas de medicamentos faltantes, que van desde un paracetamol que tiene un costo de 2.50 pesos hasta un medicamento oncológico que supera su costo de mil pesos o un instrumento médico que rebasa los 300 pesos, por eso no se puede precisar el monto total de lo robado en medicamentos.

Desde principio de mayo se solicitó a la Secretaría Salud, a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, registrada la solicitud con el folio 01091318, pero no ha dado respuesta. Así como el portal de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) no da información sobre sus proveedores porque precisamente esta fracción de transparencia está en "actualización".

Cerca de 700 millones, el contrato con Ex Farma

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que se ahorrarían más de 200 millones de pesos al contratar a Ex Farma, porque las anteriores administraciones se gastaban mil millones de pesos. Efectivamente la cantidad varió pero no el resultado, personal de hospitales se queja que hay carencias de medicamentos, que pidieron anonimato, pero "a veces necesitamos cierto medicamento y nos traen otro, porque eso es lo que tiene la empresa, a ellos no les importa la salud de la gente", dijo la enfermera Citlalli Mendoza.

En números, en el contrato en lo referente a medicamentos el monto mínimo es 167 millones 556 mil 136 pesos con 92 centavos, monto máximo, 239 millones 373 mil 576 pesos con 76 centavos.

Mientras que para insumos médicos por un monto mínimo serían 263 millones 342 mil 142 pesos con 22 centavos más IVA de 42 millones 134 mil 742 pesos con 76 centavos, haciendo un total de 305 millones 476 mil pesos 884 pesos con 98; por un monto máximo de insumos médicos serían 376 millones 104 mil 898 pesos con 80 centavos, más 60 millones 176 mil 738 pesos con 81 centavos, hacen un total de 436 millones 281 mil 682 pesos 61 centavos.

Es decir entre medicamentos e insumos médicos la empresa obtiene 675 millones 655 mil 259 pesos con 37 centavos, de recursos federales y estatales por los medicamentos e insumos médicos, sin que nadie, ni Auditoría Superior de la Federación, Órgano de Fiscalización, cuestione el por qué no hay medicamentos en los hospitales y centros de salud.

Medicamento frío inmovilizado en Huamantla; Ex Farma, sin licencia

A pesar que la empresa Ex Farma debería tener su almacén en el estado de Veracruz, no es así, sólo después de las irregularidades que se han registrado, ya tiene unas bodegas en la Central de Abasto, sin las medidas apropiadas para tener almacenado el medicamento.

Comúnmente el medicamento oncológico y de alta especialidad requiere de ciertas condiciones de almacenamiento. Ex Farma sacó de la bodega de Sesver y lo mandó a Toluca, Estado de México, a las bodegas de GNK, pero no quiso recibir el medicamento porque no llevaba certificado analítico (éste es el que el laboratorio, el fabricante dice que es un medicamento original con el lote fabricado número tal, con caducidad tal y que cumple la norma, es el respaldo documental de que el medicamento es original y cumple y eso lo exige la Cofepris a través de la Norma 059), "no hay una orden de resguardo, sin el certificado analítico y sin el consentimiento del estado de Veracruz".

Entonces envían el medicamento –por ejemplo el Invesnsumat, que cuesta más de mil pesos cada ampolleta– al CEDI Ex Farma Huamantla, pero a finales de diciembre, hubo una revisión de la Cofepris, y rebota un problema más grave, Ex Farma en el CEDIS de Huamantla no tiene licencia, sólo tiene un aviso de funcionamiento de la Secretaría de Salud (SS), que dice: "aquí resguardan medicamento", pero el medicamento como el de Alkazeltzer, que no requiere una licencia sanitaria, sólo un aviso de funcionamiento.

Para manejar hemoderivados, medicamento controlado, oncológico, se requiere una licencia y Ex Farma SA de CV. no lo tiene, consta en el acta de supervisión de la Cofepris, porque el material un factor 8, que es un anticoagulante, está escaso en el estado de Veracruz dado que está inmovilizado en Huamantla.

Además ahí también hay piezas perdidas y Ex Farma se quiere lavar las manos, interpuso en febrero la denuncia 2 /514/2018, en Huamantla, Tlaxcala, en contra de Alejandro "N", ex gerente de Almacén Ex Farma Xalapa, al igual contra Rodrigo "N" ex trabajador de oficina Xalapa e Irving "N" trabajador de Ex Farma Huamantla, porque medicamentos de Veracruz están perdidos con un costo de más de 10 millones de pesos.

La salud en los veracruzanos

En la Encuesta Intercensal de Inegi 2015, es posible estimar la población afiliada a organizaciones de servicios de cuidado de la salud ya sean públicas o privadas, así como estimar la población que no cuenta con esta afiliación. Entre 2000 y 2015 el porcentaje de población que declaró estar afiliada a servicios de salud aumentó más del doble al pasar de 30.7 a 79%.

En el año 2015, el Seguro Popular o Seguro Médico para una Nueva Generación cubre a más de la mitad de la población afiliada a una organización que presta servicios de salud (59.7%), seguido del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que cuenta con 31.3% afiliados. El 5.1% de las personas declaró estar afiliada al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste); mientras que el resto de la población afiliada corresponde a Pemex, Defensa o Marina, instituciones privadas u otras.

De los 212 municipios que integran el estado de Veracruz, únicamente se consideran los 32 con mayor proporción de población afiliada en alguna institución de salud y, entre éstos se observan diferencias. En los municipios de Tehuipango, Xoxocotla, Tlaquilpa, Astacinga y Tuxtilla, entre 95 y 96.2% de la población declara estar afiliada; mientras que en Zontecomatlán, Mixtla de Altamirano, Nanchital de Lázaro Cárdenas del Río y José Azueta, menos de 89.8% se encuentra en dicha situación. La diferencia porcentual entre los municipios de Tuxtilla (96.2%), que tiene el mayor porcentaje de población afiliada y José Azueta (89.4%), con el menor valor dentro del conjunto, es de 6.8%.

Sostiene Inegi que se registra un incremento de la utilización de los servicios médicos que proporciona la Secretaría de Salud (SSA) que pasó de 21.8% en 2000 a 42.8% en 2015, un aumento de 21 puntos porcentuales, producto de la existencia del Seguro Popular. Otro hecho a destacar es la atención que se proporciona a los usuarios de servicios médicos en los consultorios de farmacia a los que acude 9.1% de la población de Veracruz. En el último quinquenio continúa el descenso porcentual de la población usuaria de los servicios de salud privados que desde el año 2000 ya se venía observando, los cuales disminuyeron 23.1% el periodo 2000-2015.

Es importante mencionar que las veinte principales causas de enfermedad en Veracruz 2017, de acuerdo con la Secretaría de Salud, son por infecciones respiratorias agudas un millón 313 mil 271 enfermos, infecciones intestinales por otros organismos y las mal definidas 304 mil 827, infección de vías urinarias 269 mil 462, conjuntivitis 96 mil 525, Úlceras, gastritis y duodenitis 90 mil 103, Gingivitis y enfermedades periodontal 78 mil 218, Vulvovaginitis 49 mil 446, Otitis media aguda 45 mil 745, Obesidad 34 mil 454, Hipertensión arterial 31 mil 85, Diabetes mellitus tipo II 28 mil 665, Candidiasis urogenital 21 mil 823, Amebisis intestinal 17 mil 690, Escabiosis 17 mil 19, Otras himintiasis 15 mil 922, otras salmonelosis 13 mil 869, Asma 13 mil 33, insuficiencia venosa periférica 12 mil 113, Varicela 11 mil 168, Faringitis, amigdalitis estreptocócicas 9 mil 400.

A pesar de la cifras de Inegi, es importante dejar en claro que desde su creación en 2008, el Régimen Estatal de Protección Social en Salud (Seguro Popular), ha ejercido recursos federales por más de 23 mil millones de pesos, sin embargo, al menos 30 por ciento, 7 mil 713 millones de pesos, fueron observados por mal manejo o retenidos por la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), de acuerdo a los reportes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), de todo el daño patrimonial de 2009 a 2014, 581 millones de pesos corresponden a recursos aplicados incorrectamente y 7 mil 132 millones de pesos a recursos que llegaron a Sefiplan y no fueron trasferidos al Seguro Popular, por lo que se desconoce su uso y destino.

Por estos hechos la Auditoría Superior de la Federación, ha presentado entre 2015-2016, siete denuncias, por recursos de la cuenta pública 2012 y 2013, que suman montos por aclarar de más de 3 mil millones de pesos y ha solicitado a la Contraloría General del Estado, al menos 133 observaciones entre aclaraciones, sanciones disciplinarias y administrativas en contra ex funcionarios estatales por violentar la norma y desviar de recursos, sin embargo, a la fecha solamente Leonel Bustos, quien fuera director del Seguro Popular por ocho años, durante el sexenio de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, se encuentra en prisión preventiva, acusado de desviar 2 mil 300 millones de pesos.

Además es harta conocida la denuncia que este "incremento de la atención a pacientes" estuvo aparejada de que la nueva administración encontró un importante lote de medicamentos caducos y que se dio a conocer el caso de la entrega de quimioterapias falsas (un compuesto de agua destilada sin la sal curativa) a pacientes con cáncer en el Centro Estatal de Cancerología doctor Miguel Dorantes Meza, dependiente de la Secretaría de Salud de los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte, en particular del fármaco Avastín del laboratorio Roche, que en su lugar inyectaban el "BEVACIZUMAB de 400 miligramos" surtida por una empresa propiedad del diputado del PRI, Jorge Carvallo Delfín y por las cuales el gobernador Miguel Ángel Yunes ya interpuso demanda.

No obstante, un mes después de esta denuncia, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dio a conocer que después de analizar 2 mil 55 expedientes de personas que fueron atendidas en el Centro Estatal de Cancerología de Veracruz entre 2010 y 2016 no se detectó que menores enfermos con cáncer hayan sido tratados con agua destilada. La investigación sí detectó 21 ampolletas falsas de Avastín, pero aclaró que no fueron aplicadas a pacientes.

En esta ocasión que hará el Congreso del Estado, la Cofepris, la ASF, el propio Organismo de Fiscalización Superior, la Contraloría General del Estado, pues varios enfermos desde la comunidades más pobres hasta las grandes ciudades esperan tener a salvo su salud.