Sociedad y Justicia

Siguen fallas en la Torre Pedriática; mala calidad, para terminarla en poco tiempo

junio 29, 2018

La Torre Pediátrica, ahora rebautizado como Hospital Infantil de Veracruz, no duró ni siquiera 100 días para que fueran exhibidos los desperfectos y mala calidad de los materiales con la que fue terminado de construir por el gobierno estatal actual, pues en los seis pisos en servicio hay goteras.

Trabajadores de ese nosocomio tomaron un video y fotografías donde exhiben diversos desperfectos que evidencian, que la misma corrupción ocurrida en el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, se repite en la administración actual.

Apenas el pasado 28 de febrero, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares inauguró esta obra donde resaltó: "este hospital es producto del cambio, pasarán décadas, quizá siglos, y seguirá al servicio de los niños; es el compromiso de nuestro gobierno con la salud de los veracruzanos, particularmente de los niños, y en especial de aquellos que no tienen recursos suficientes para una atención de calidad".

Algunos de los ingenieros que estuvieron a cargo de la obra explicaron que la razón por la cual se presentan las filtraciones en el edificio, se deben a la corrupción por parte de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) que ordenó modificar el proyecto original cambiando materiales de primera calidad que ya estaban instalando para colocar otros de más baratos y menor calidad.

Mencionaron que la fachada del edificio contaba con un material llamado densglass, el cual es hermético e impermeable, adecuado para el tipo de clima existente en el puerto de Veracruz, y que podría durar muchos años sin ningún tipo de mantenimiento para hacer frente a las lluvias.

Sin embargo, el gobierno actual decidió retirarlo para colocar un material más barato llamado Durock, el cual no es adecuado para el tipo de obra y clima, pues se trata de unas tablas de cemento, parecido a la tablaroca.

Indicaron que la pintura y el impermeabilizante aplicado a ese material sólo dura de manera adecuada unos cuantos meses, pues las lluvias, junto con el salitre lo echan a perder.

También exhibieron fotos de áreas que ya han tenido que ser cerradas, debido a que las goteras ya echaron a perder los plafones y ponen en riesgo el equipo médico, camas, laboratorios y hasta la propia instalación eléctrica.

Los empleados de este nosocomio han sido amenazados para no difundir estas imágenes, pues desde hace unos días llegó personal de una empresa constructora a verificar los desperfectos y ver cómo logran solucionarlos.