Municipios

Signa cabildo acuerdo que declara libre de minería a Alto Lucero; "pueblo se niega"

junio 20, 2018

"No a la mina Caballo Blanco" fue el pronunciamiento de los integrantes del ayuntamiento de Alto Lucero y en sesión de cabildo firmaron un acuerdo en el que se declara al municipio libre de minería, "este gobierno municipal no otorgará autorización del uso del suelo, de cambio de uso de suelo, o de construcción para la realización de ningún proyecto de exploración y explotación de minería metálica o tóxica, aprovechamiento o explotación de agua a ninguna empresa privada o individuo que busque obtener un lucro con la misma".

La gente de Alto Lucero no quiere la mina, de eso estaba consciente el alcalde, Javier Castillo Viveros, toda vez que desde el 2012 se empezaron a mostrar los primeros rechazos hacia la minería a cielo abierto y estos fueron a través de la consulta pública que se llevó en el salón social adjunto al palacio municipal, en donde se marcó la pausa y el freno del proyecto y desde ahí no ha habido avances, no han podido pasar a la etapa de la explotación en el cerro La Paila.

La mina a cielo abierto Caballo Blanco comprende predios dentro de Alto Lucero y del municipio de Actopan, y con el acuerdo firmado ayer por el cabildo de Alto Lucero, no se dará cambio de uso de suelo para los lotes Silver, Reducción Caballo Blanco VI, Lili, Caballo Blanco IX Fracción 2, Caballo Blanco IX Fracción 3. Caballo Blanco 12, Caballo Blanco 6, Caballo Blanco IX Fracción I.

Predios en los que la empresa, primero Gold Group, luego Minera Gavilán Minings, intentan extraer oro y plata y que obtuvieron concesiones desde el 2005 al 2010 con una vigencia de 50 años, renovables por otros 50 años.

Allá en 2010 la empresa ingresó un Manifiesto de Impacto Ambiental para la construcción de un socavón y un polvorín, estudio que fue aprobado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y denunciado por la ciudadanía ante la Profepa. En 2011 ingresó el primer manifiesto de impacto ambiental a la Semarnat con clave 30VE2011M0043, buscando la explotación del cerro de La Paila a través del proyecto Minero Caballo Blanco.

El acta señala que el dictamen obedece, entre otras consideraciones, a "que en los últimos meses diversos grupos de ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil, le han expresado al gobierno municipal su preocupación y rechazo por la posible autorización de proyectos de exploración y explotación minera que pudieran causar daños graves al medio ambiente del municipio, así como a la posible concesión del uso, aprovechamiento o explotación del agua a ninguna empresa privada o individuo que busque obtener un lucro con la misma".

El documento expone que aunque a la fecha el gobierno municipal de alto Lucero no ha recibido solicitud para el otorgamiento de permisos para el uso de suelo, "…toda vez que existe una duda razonable sobre los impactos previsibles con la explotación de la minería metálica y tóxica en el municipio y en la aplicación del principio precautorio que señala: cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del ambiente y la diversidad biológica…".

El párrafo preciso del documento firmado es el siguiente: "este gobierno municipal no otorgará autorización del uso del suelo, cambio del uso del suelo o de construcción para la realización de ningún proyecto de exploración y explotación de minería metálica o tóxica, aprovechamiento o explotación del agua a ninguna empresa privada o individuo que busque obtener un lucro con la misma".

Con el acta firmada por el alcalde, la síndica única, María Griselda Mora Fernández, el regidor primero, Eustorgio Morales Durán, la regidora segunda, Cristina Viveros, se instruye a los servidores públicos municipales, para que en uso de sus atribuciones legales, "se abstengan de otorgar autorización de uso del suelo, de cambio de uso de suelo o de construcción para la realización de ningún proyecto de exploración y explotación de minería, ni para lucro del agua."

Pero todo ello, no significa que la lucha ha terminado, dijo Emilio Rodríguez, integrante de Lavida, después que se les entregó el documento firmado por el cabildo, y resaltó que las empresas mineras cambian de nombre constantemente para insistir en extraer el oro, plata, cobre y demás minerales, a costa de la vida, del medio ambiente, de la salud, de los derechos humanos y del futuro de las generaciones.

En ello coincidieron habitantes de las diversas comunidades de Alto Lucero, entre ellos Miguel López Morales, de Cerrillo de Díaz, quien señaló que esto no se logró con los dos alcaldes anteriores, pero que se debe estar al pendiente pues estos proyectos mineros afectarán la salud y al medio ambiente. Al igual los sacerdotes católicos Andrés Solano Hernández, sacerdote de Actopan y

Urbano Domínguez Grijalvo, sacerdote de la parroquia de la comunidad de Mozomboa del municipio de Actopan, también coincidieron que se debe seguir exigiendo la no instalación de las mineras y para ello buscarán sumar a más alcaldes de la región para que también declaren a sus municipios libres de minería a cielo abierto.