Política

Padres de familia exigen término de rehabilitación en escuela primaria

junio 16, 2018

Seis meses han pasado desde que inició la obra de demolición y construcción de la escuela Ricardo Flores Magón ubicada en Casas Tamsa en Boca del Río, Veracruz.

Desde los sismos ocurridos en septiembre del año pasado la infraestructura ya antigua del plantel educativo se dañó, por lo que después de un peritaje de Protección Civil (PC) fue determinado que no podían tomarse clases ahí y la planta alta debía ser derrumbada.

Gisela Álvarez, presidenta de la Sociedad de Padres de Familia de la escuela Ricardo Flores Magón, aseguró que se invirtieron un millón 300 mil pesos únicamente para la demolición y construcción de dos de las seis alas que había en la planta alta.

"Queremos simplemente la obra terminada, queremos una fecha probable y justa para que quede, nos dijeron 90 días en un principio, tres meses, no se podía trabajar aquí, tuvimos que buscar una escuela que nos acogiera, estamos agradecidos con esa escuela, ahora después de eso tuvimos que pedir otra prórroga a la escuela porque nos dijeron en otros dos o tres meses va a estar, termina el ciclo escolar pronto y la obra sigue igual, pensamos a lo mejor la graduación será en la escuela, pero no es viable, por cómo está la infraestructura", explicó.

Debido a la falta de respuesta en torno a una fecha específica para terminar los trabajos, los padres de familia enviaron un oficio en el que se incluyeron imágenes, datos de matrícula y la cantidad de alumnos que decidieron cambiarse a otra escuela debido a los contratiempos que la obra ha traído.

"Son 120 alumnos de un total de 250 alumnos, porque se cambió el turno de matutino a vespertino, además la escuela era de dos niveles. Arriba se perdieron seis aulas, se tuvo que derribar planta alta, sólo les construirán dos aulas y la institución verá cómo acomodarse", comentó la presidenta de la Sociedad de Padres de Familia.

Nardy Neyrot Cancino Aguirre, supervisor de obra proyectista de Espacios Educativos, afirmó que tuvieron problemas con la losa superior que ahora requiere trabajos de impermeabilización, lo que ha generado nuevos gastos.

"El problema que tenemos aquí, cuando se demolió la escuela, es poner entortado e impermeabilizado, es lo que falta, para qué les pinto sí va a estar una filtración, necesito el recurso para hacer impermeabilizado. El problema que tenemos ahorita es extensión del tiempo, ya se prolongó la obra, la losa de la azotea tiene muchos desniveles, se armó la polémica por la fecha real", dijo.

Afirmó que se ha avanzado un 80 por ciento en los trabajos que comenzaron a finales de enero.