Política

Persiste división ante minas; busca Iglesia mediar para evitar violencia

junio 05, 2018

Aunque hay una división entre los pobladores en las zonas cero de donde la minera El Cobre ya hace trabajos de exploración, "lo que queremos como iglesia es evitar que el movimiento contra las minas se dé con violencia, por eso nuestra participación es mediando, buscamos los procesos pacíficos", coincidieron Andrés Solano Hernández, sacerdote de Actopan y Urbano Domínguez Grijalvo, sacerdote de la parroquia de la comunidad de Mozomboa del municipio de Actopan.

Luego que en diversas partes del país en donde se ha registrado violencia ante la entrada de mineras, Solano Hernández comentó que su labor dentro de esta lucha contra las minas y en defensa del territorio, es mediar "buscando todos los procedimientos pacíficos, para que las marchas y acciones sean pacíficas y no seamos nosotros ni los que dirigen este movimiento, ni los que acompañamos a instituciones ambientalistas".

Dentro de su participación para que no se instalen las minas en Actopan y Alto Lucero, señaló Domínguez Grijalvo que no han tenido ningún problema con los gobiernos, federal, estatal o autoridades municipales, más bien se ha ido entablando un diálogo cercano, más apertura de su parte, "no ha sido un apoyo tan franco desde el comienzo, pero poco a poco las autoridades han ido tomando conciencia de la gravedad del problema".

Aunque han avanzado en la concientización con las poblaciones, en las comunidades más cercanas a la zona cero, en donde se piensa que ya hay actividad por las minas desde hace muchos años, en tareas de exploración, "esas comunidades sí les han dado trabajitos de chapear y suponen que va a seguir habiendo más trabajo, pero sabemos que esto no va a ocurrir porque las empresas están altamente tecnificadas, el personal que viene es de fuera, los de cerquita están divididos, unos que quieren tener trabajo allí y otros que se dan cuenta que va a ser perjudicial para las actividades normales, la pesca, la ganadería, la agricultura".

Y los que viven más lejitos de la zona cero dicen hay que defender, por eso, "tengo mucha confianza en que la comunidad está despertando, que va a decir no a este tipo de actividades de la región, que no las necesita y creo va a ser de manera más organizada, entonces hay convicción que la gente toma conciencia y que la autoridad correspondiente haga lo propio y que no vaya a haber conflictos reales, mayores".

Asimismo, ante un deterioro ambiental muy grave que causarán las minas hay una sensibilidad de la gente por cuidar el medio ambiente y la naturaleza y vale la pena continuar animándolos a tomar conciencia de este grave problema.