Política

En México, la corrupción e impunidad es reservada

abril 22, 2018

En el aciago gobierno de Miguel Alemán Valdés –aquel que llegó al gobierno de Veracruz gracias al fraude que se cometió en las elecciones internas del Partido Nacional Revolucionario a la muerte de Manlio Altamirano, y después alcanzar la Presidencia de la República– se cometieron los peores despilfarros económicos en contra de la nación y, obviamente, el enriquecimiento abusivo de quienes fueron sus colaboradores y gobernadores sólo puede identificarse con los atracos cometidos en el gobierno de Peña Nieto, en el que el que no es ladrón es bandido,

La situación de México es triste y dolorosa. Aquí sólo se conocen los crímenes que comete la delincuencia informal, es decir, la que está en contra del ordenamiento jurídico establecido, sin embargo, la que se genera, produce y estimula desde el poder legitimado en la Ley, es reservada por aquello de que se atentaría contra la seguridad nacional.

En una breve reflexión imaginémonos lo que conocería la sociedad de la riqueza de los grandes empresarios, por ejemplo, Slim, Larrea, y otros tantos empresarios que con los contratos y negocios que han hecho con el gobierno, o bien, sobre todo los ex presidentes de la República y sus familias, así como los ex gobernadores que están podridos en dólares y lo que es peor, que los tienen en el extranjero o paraísos fiscales, en tanto la nación nada en la miseria y pobreza extrema de un pueblo que ve difícil su liberación.

Cuando nos referimos a Alemán Valdés, es porque es punto de referencia obligado para arribar a lo que hoy estamos viviendo con los gobernadores y los empresarios, pues es ese el momento de la gran corrupción, que ahora se observa también, sin consecuencia para tanta ambición que poco le importa a ese grupo de privilegiados y sus aliados, con la diferencia que ahora utilizan los medios de comunicación, radio, televisión y periódicos para engañar a la sociedad, es decir, si en aquel momento se crea Televisa y Novedades , entre otros, ahora, mediante el manejo publicitario se continúa con los engaños y mentiras que atolondran a la sociedad.

Existe paralelismo con el alemanismo, pues ahí se gesta la primera destrucción o desnacionalización de la industria petrolera, porque se generan, con contratos riesgosos que firmó con las mismas compañías expropiadas por el presidente Cárdenas, y que, al liquidarlos el presidente Díaz Ordaz, fueron onerosos en extremo. Si ese acto criminal de Alemán costó un dolor de cabeza a la nación, no quiero ni pensar lo que sucedería ahora que Peña Nieto no sólo concesionó el petróleo, sino también la electricidad, el gas, el agua, las carreteras, etcétera, es decir, ya no hay nada que vender, por lo que la nación estará sujeta a las migajas que nos den las compañías extranjeras o bien, a lo que los empresarios quieran.

En síntesis, dígase lo que se diga, el endeudamiento interno y externo no da para cambiar la estructura económica de la nación, así que tenemos que acostumbrarnos a vivir en la abundancia de la miseria y con su correlato, que es la delincuencia en todos sus órdenes. Los miserables en lo que es de suyo elocuente, en tanto, los enriquecidos, en el jolgorio que su estatus habitual.

Y entretanto, por razones de seguridad nacional, los organismos institucionales no permiten que se conozcan quiénes son los responsables, con nombres y apellidos, de nuestra desgracia, aunque todos los tenemos en nuestra mente porque por encima de todos está la seguridad nacional que es la que fortalece los grandes trastupijes que zahieren a la nación. Un socavón más no se notará en el aeropuerto.

limacobos@hotmail.com

Twitter :@limacobos1