Política

Sinergias clientelares

abril 12, 2018

Ya se ha dicho en este espacio que el diseño del Estado mexicano posrevolucionario tiene ingredientes paralelos a la construcción fascista del estado italiano. El componente corporativo clientelar, destacadamente. Y las fechas: el fascismo italiano toma el poder en 1922. El PNR se funda desde el poder en 1929. La diferencia es la duración del duce. México opta por un modelo de recambio cada seis años.

Los liderazgos de la época se caracterizaban por un acendrado nacionalismo, las políticas reflejaban eso. Se privilegiaba el mercado interno, el consumo de lo nacional. Una época que duró hasta los años setenta. A partir de los 80, ante el desorden económico creado López Portillo se vio forzado a aceptar la imposición del FMI: Miguel de la Madrid a la Presidencia, y de ahí la constante caída de los niveles de bienestar y el crecimiento geométrico de la pobreza.

El corporativismo mexicano caló hondo en las formas de hacer las cosas en México. Una especie de impronta genética que igualitaria homologa a los partidos del sistema. Del PRI al PAN pasando por la ñoña hibridez del PRD.

Ese PAN que se decía ciudadano y repelente al concepto de masas, apela con alegría jarocha a su genética corporativa para efectos de sus tareas clientelares.

La Secretaría de Desarrollo Social, con el argumento del programa compensatorio de la pobreza "Veracruz comienza contigo" repartirá 600 mil monederos electrónicos para consumir en Chedraui, en una singularísima sinergia con la oficina del gobierno abocada a encontrar la cuadratura al círculo para resolver la ofensiva precariedad en la que el sistema vigente mantiene a la mayor parte de la población del estado.

Chedraui y el gobierno firman lo necesario para beneficiar con descuentos marginales a los poseedores de la tarjeta de marras.

Se apacienta al respetable en condiciones de jodidaje a la vez que Chedraui abona sus relaciones con el poder político. Vamos, como la plutocracia suele funcionar en todo el mundo.

Habría que preguntar a los gobernantes actuales qué hacen por compensar a los industriales y manufactureros nacionales que se ven obligados a remontar el campo minado y el ambiente hostil de su país de origen, cuyos gobernantes tienen 40 años privilegiando los intereses de la oligarquía nacional y foránea, a costa de generar precariedad.

Burguesía jota le llamaban en los setenta a aquellos prósperos empresarios que habían hecho sus abultados patrimonios al amparo de relaciones privilegiadas con los que toman decisiones de gobierno.