Sociedad y Justicia

Buscan crear una reserva en la UV ante posible quiebra del Instituto de Pensiones

marzo 14, 2018

Poza Rica, Ver.- Tras la revisión contractual entre la Universidad Veracruzana (UV) y su sindicato de académicos (Fesapauv), se propuso la creación de un fondo de reserva para el pago de pensiones y jubilaciones ante una posible quiebra del Instituto de Pensiones del Estado (IPE), donde la relación entre activos y jubilados es de 4 a 1, y además, existen derechohabientes que cobran pensiones de lujo.

De acuerdo con Juan Roberto Mateos Crespo, si bien la propia Ley del IPE establece que en caso de una quiebra en el Instituto será el patrón quien se haga caso del pago de pensiones, es necesario ser previsivos y contar con una reserva, la cual puede ser integrada con recursos de la Federación, donde se cuenta con un fondo de 700 millones de pesos para respaldar a las universidades en caso necesario.

La UV aceptó formar una comisión mixta, en la que participa Víctor Méndez por parte de Fesapauv, quien también participa en las reuniones del IPE, esto en el afán de contar con recursos en reserva en caso de que llegara a quebrar, poder asistirse.

Además de la relación de cuatro activos por un jubilado, que supone dificultades para cubrir los pagos de pensiones y jubilaciones, detalló que en el estado existen los llamados "jubilados jubilosos"; es decir, aquellos trabajadores que durante su vida laboral percibieron un salario bajo y que, previo a su jubilación, logran un cargo o una doble plaza, obteniendo el beneficio de retirarse con el último salario. Esto significa una carga mayor para los activos y en un futuro pone en riesgo que puedan gozar de sus jubilaciones.

Otro problema que se enfrenta en la entidad es que en muchas dependencias, después de jubilado el trabajador, su plaza no es cubierta, por lo que se reduce la relación activos-jubilados, esto implica que el gobierno del estado deba destinar recursos para el pago de estas prestaciones.

En el caso de la UV reconoció que el contrato colectivo establece que las plazas de académicos de tiempo completo deben cubrirse en seis meses en promedio, aunque suelen demorarse un poco más.

Otros de los logros en la revisión contractual fueron el reconocimiento a la antigüedad del trabajador, con lo que se le deberá hacer entrega de un finiquito a más tardar seis meses a partir de su renuncia. Cabe precisar que al menos durante el último año, la UV pagó alrededor de 133 millones de pesos en finiquitos, algunos por arriba del millón de pesos, dependiendo la antigüedad y categoría del académico.

También se aprobó la condonación de aranceles de académicos durante el tiempo que duren los estudios, así como el pago de ayuda médica, el incremento en despensa y ayuda de renta.