Sociedad y Justicia

En novenario, familiares de ruletero asesinado en Medellín exigen justicia

marzo 13, 2018

Veracruz, Ver.- La leña cruje incandescente bajo las enormes ollas en donde se cocina la gandinga y el mole que ofrecieron durante la noche anterior a los asistentes del novenario de Víctor Hugo Pérez Vázquez.

Familiares y amigos del taxista de 29 años, asesinado presuntamente por el ex delegado de tránsito de Medellín de Bravo y dos elementos más el 1 de marzo, se han reunido nuevamente; esta vez para expresar su indignación.

En la comunidad La Javilla, municipio de Jamapa, casi todos se conocen de toda la vida. El dolor y la irritación que les produce el asesinato de Víctor Hugo los lleva a manifestarse para impedir que prevalezca la impunidad.

Todos salieron con pancartas o fotografías para exigir justicia. La madre de Víctor Hugo, Lidia Vázquez Balcázar, está al centro de la manifestación, oculta tras un cuadro en donde fue colocada la fotografía de su hijo. Le es imposible no sollozar.

Serenos, Calixta Balcázar Cruz y Aurelio Vázquez Aldama, de 84 y 88 años, se ubican también en el contingente que exige justicia.

Su abuela recuerda cuando lo vio por vez primera. "Lo recibí aquí en mis brazos. Era tan chiquito; yo lo crié y me lo quitaron " dice hasta que se le quiebra la voz.

Aurelio Vázquez dice que su nieto era un buen muchacho, siempre pendiente de las necesidades de ambos. Los llevaba al hospital y a los mandados que tuviera que hacer en Veracruz.

Víctor Hugo era muy alegre. Su abuelo recuerda con una sonrisa las carcajadas de su nieto durante las fiestas o cuando encontraba algo divertido.

Víctor Pérez, padre de Víctor Hugo, es quien lleva el caso. Reconoce que son los abuelos los que se llevan el mayor crédito de la crianza de su hijo.

Afuera, el taxi que conducía Víctor Hugo no se ha movido. Aún tiene algunas abolladuras provocadas por los golpes que le propinaron los presuntos agresores. De acuerdo con los testigos, se trató de una riña entre él y los tres elementos de tránsito de Medellín de Bravo, que iban de civil.

La familia y amigos están indignados, temen que exista impunidad en el caso por involucrar a funcionarios públicos.

Exigen al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares justicia, pronta y expedita. Quieren evitar que el proceso jurídico se alargue y la añorada justicia no llegue a la familia.