Municipios

Exigen a SCT rehabilitar la "carretera de la muerte"

marzo 09, 2018

El diputado local Ernesto Cuevas Hernández acusó que en Veracruz se cuenta con "la carretera de la muerte" en alusión a la carretera costera 180, que va de Cardel a Poza Rica, que semana a semana debido a sus malas condiciones provoca decenas de accidentes en los que varias personas han perdido la vida.

Ante esto, exigió a la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes efectuar una reparación integral de esta vía, así como de las rutas de evacuación que se encuentran en el perímetro de 16 kilómetros alrededor de la planta nuclear de Laguna Verde.

Advirtió que ante una contingencia en la central nucleoeléctrica, los pobladores corren más riesgo por transitar en las rutas de escape y en la carretera federal, que por una posible fuga en la instalación de Comisión Federal de Electricidad.

Comentó que ahora que está en proceso de construcción la autopista Cardel-Poza Rica, existe temor en los pobladores de la zona de que no se le dé ningún tipo de mantenimiento a la mencionada vía. "Esa carretera está completamente destruida, es un riesgo. No tiene hoyos, tienen cráteres hasta donde podríamos echar unas mojarras a nadar", ironizó.

Cuevas Hernández comentó que en pláticas que ha sostenido con pobladores de los municipios de Úrsulo Galván, Actopan, Alto Lucero, Vega de Alatorre y Nautla le han platicado que prácticamente todos los días hay accidentes.

Agregó que taxistas le han relatado que algunos de sus compañeros han fallecido por siniestros ocasionados por las malas condiciones de la carretera federal.

Por ello, exigió a la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a destinar recursos para la reparación de esta vía de comunicación que conecta al norte del país con el sureste.

Asimismo, al referirse a las rutas de evacuación, señaló que varias de ellas están en condiciones deplorables y que ante una emergencia en la central nuclear no permitirían un rápido desalojo de las comunidades cercanas.

Estimó que la población en el perímetro de 16 kilómetros en torno a Laguna Verde es de alrededor de 30 mil personas e insistió en que los caminos de escape deberían estar en óptimas condiciones.