Política

Incredulidad

marzo 06, 2018

Pemex confirma que, después de una investigación interna, la Secretaría de la Función Pública suspendió a ocho trabajadores del área de ductos por manipular la red de válvulas.

Visto el poroso surtidor de hidrocarburos robados en el que han convertido a Pemex, especialmente en este sexenio, lo que debiera ser la nota de aliento para la sociedad parece antes un paliativo comunicacional para atemperar en algo la honda decepción y enojo sociales exacerbados en esta administración federal.

Suponer que la sociedad, después años de tragedias, derrames, incendios y el obsceno comercio de hidrocarburos ilegales que se da a pie de carretera a lo largo del estado, creerá que Pemex apenas acierta a dar con un puñado de trabajadores que manipulan ductos es abusar en la subestimación de la inteligencia colectiva.

Los saldos acumulados en contra del actual sistema de complicidades entre actores políticos y particularmente en contra de la administración del presidente Peña Nieto y el PRI son abrumadores; parece ser axiomático que la administración busca por un lado reducir en algo el enojo mientras se encuentra la forma de hacer una opción verosímil a un candidato oficialista anodino para el respetable; y por otro, experimenta con decisiones poco ortodoxas la forma de una alternancia que no cambie los fundamentos del pacto de impunidad: hacer crecer a una oposición leal frente a la posibilidad real de perder frente a un candidato que efectivamente es una amenaza para la tecno cleptocracia que se hizo de los controles del PRI.

Enhorabuena por haber dado con lo que puede ser una parte de las estructuras operativas para el saqueo de Pemex. Sería conveniente que las autoridades explicaran si para eso se han necesitado 12 años de investigaciones en donde el mentado saqueo se ha multiplicado geométricamente.