Sociedad y Justicia

Se protegió a empresario que compró una menor: CIDH

marzo 01, 2018

Córdoba, Ver.- 14 años desde la muerte de la menor Sandy Elizabeth Rosete Castro es lo que la familia ha esperado que se haga justicia, mientras que el empresario Pedro Tress ya goza de su libertad, pues sólo fue encarcelado por siete años por corrupción de menores.

Armando Vázquez Garibay abogado de la familia, explicó que prácticamente se encuentran en la fase final del proceso, pues recordó que, ante las irregularidades del caso, este fue llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que ya emitió una respuesta a la petición con número P-305-06.

En el documento señala que la Comisión Interamericana decidió aplicar el artículo 36 (3) de su Reglamento, en concordancia con su Resolución 1/16 sobre Medidas para reducir el atraso procesal, y es que se reconoce que se ha transcurrido el plazo establecido en el Reglamento de la CIDH.

Es por ello, que la Comisión decide abrir el caso con el número 13.241 por lo cual la Comisión solicita a los agraviados presentar sus observaciones sobre el fondo en un plazo de cuatro meses.

Para el abogado Vázquez Garibay con esto se puede considerar que se encuentran ya al final del proceso, y en caso de que la corte les de la razón, podrían venir más las consecuencias en cascada por este caso.

Y es que recordó que, fue básicamente fue por la presión social que se le detuvo y aprehendió al empresario ferretero Pedro Tress, quien sólo pagó una condena de siete años por corrupción de menores y tentativa de violación.

En ese momento, la condena fue de nueve años y se redujeron dos años por lo que actualmente goza de libertad, mientras que la familia sigue esperando justicia, es decir, el señalado ya ha estado fuera de prisión por siete años y la familia no tiene respuesta. "En 2006 interpuse una queja ante la CIDH y seguimos en juicio".

Cabe recordar que los hechos se dieron el 27 de enero de 2004, cuando la menor de 14 años fue llevada del municipio de Orizaba con engaños hacia este municipio, en donde ya las esperaba un vehículo que conducía Pedro Tress, quien se llevó a la joven a un hotel para abusar sexualmente de ella.

Aun cuando Sandy Elizabeth Rosete Castro logró escapar de su atacante, semanas después falleció a causa de un paro cardiovascular, no obstante, logró emitir su declaración reconociendo que fue "vendida" por su amiga al empresario por mil pesos, quien fue sentenciada por lenocinio y corrupción de menores.

El caso tomó relevancia puesto que se trataba de uno de los empresarios más reconocidos en esta ciudad, lo que desencadenó una presión social sobre las autoridades que actuaron, pero no con todo el peso de la ley, afirmó Ernesto Vázquez Garibay.

Cabe mencionar que este tres de marzo, la menor estaría cumpliendo 24 años, pues perdió la vida a sus 14 años apenas un mes después de haber sido ultrajada.