Sociedad y Justicia

Profesionistas, sin empleo; sólo 30 de cada 100 aplican sus habilidades

febrero 21, 2018

Orizaba, Ver.- Las nuevas generaciones de profesionistas, de por lo menos dos años atrás, se les considera las del "fracaso" y no por falta de aptitudes, sino por "la grave" carencia de fuentes de empleo; de cada cien egresados de escuelas de educación superior, se calcula que 70 de ellos no se emplean en su campo de trabajo, "por ello se les llama la generación del fracaso" refiere Enrique Trueba Gracián, consultor financiero en esta zona de Orizaba.

El de Peña Nieto, dijo, "es el gobierno que menos empleos estables ha generado aun y cuando presuman sus cifras en el IMSS pero son empleos temporales y no permanentes. La realidad nos dice que no se están generando esos nuevos empleos que se requiere en la actualidad, en México estamos viviendo el fenómeno que tuvimos en Europa hace algunos en donde casi el 30 por ciento de los egresados de las universidades estaban desempleados".

Lo mismos pasa en México, advierte, pero con la diferencia de que las cifras aquí son al contrario, es decir tenemos el 70 por ciento de desempleados y sólo el 30 por ciento con empleos dentro de su campo de trabajo. A esos siete de cada diez egresados se les cierra la posibilidad de nuevos empleos. Ahora de ese 70 por ciento la mayoría de ellos trabajan en otros campos, pero que no son profesionales, algunos de ellos son taxistas, se van al subempleo, en fin son condiciones difíciles para todos ellos".

Los estamos encaminando a ser una generación perdida, "los estamos llevando a la frustración de sus metas profesionales, a que sean una generación que va a pasar sin pena ni gloria y lo más grave es que no van a tener la forma de subsistir en medio de una serie de problemas económicos tan complicados como los que tenemos en la actualidad".

Ese no es el único problema que tienen las actuales generaciones, "porque hay casos de profesionistas que son desplazados por las nuevas tecnologías y eso complica aún más su permanencia en las pocas fuentes de trabajo. Hay casos de egresados de estudios superiores que continúan su preparación y alcanzan el grado de maestría, doctorado o postdoctorado, pero de nada les sirve porque el campo de trabajo está completamente limitado y en el peor de los casos cerrado".

Se les dejan pocos espacios para desarrollarse y es ahí en donde se tiene que trabajar en el tema de la inversión directa "para generar nuevas fuentes de empleo, se requieren de inversiones que generen empleos estables y no temporales como sucede actualmente. Todo esto que está pasando es preocupante porque estamos cerrando áreas de trabajo para los jóvenes egresados y preparados".

La única oferta que se les da es ser emprendedores, "es decir auto émpleate, pero tampoco hay los suficientes apoyos para este tipo de programas. De nada me sirve tener una excelente idea si el gobierno no me ayuda a desarrollarla y difícilmente se va a poder concretar nuevas oportunidades de trabajo".

Hoy las oportunidades de trabajo para estas generaciones, son las ventas, los servicios o el subempleo porque no hay mayores oportunidades de trabajo.