Política

Solucionar inseguridad en Veracruz es responsabilidad de todos, reitera obispo

febrero 19, 2018

Orizaba, Ver.- El obispo de la diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, advirtió que los problemas de inseguridad de Veracruz y del país no se resolverán de la noche a la mañana, "y más en un estado como el nuestro, que lo dejaron en un caos". Consideró que la participación social debe ser obligatoria en la entidad, en donde la inseguridad creció por la permisión de anteriores gobernantes.

El prelado reflexionó sobre los problemas que se viven no tan sólo en esta zona sino en el estado y en el país; y opinó que las soluciones deben ser el resultado de procesos con los cuales se fortalezca la tranquilidad y desarrollo del país.

Agregó que no existen soluciones mágicas a los problemas, "no hay una varita mágica ni fórmula para que una sola persona cambie la situación en la que se encuentra el estado" y dijo que el gobierno veracruzano asume el reto de ofrecer mejores condiciones a la población.

"El gobernador está haciendo el mayor de sus esfuerzos. No tengo la intención de defenderlo, porque no es mi papel, pero mi percepción sobre lo que acontece en Veracruz es que cuando llegó Miguel Ángel Yunes Linares encontró todo un caos", añadió.

Comentó que el avance y progreso que se tenga no sólo dependerá de las autoridades estatales, "sino del trabajo que también cada ciudadano haga, porque restructurar un caos de esas dimensiones no se puede hacer de la noche a la mañana; considero que el gobernador, así como un presidente de la república, no tienen solitos la solución; necesitan de la sociedad y ahí entramos los cristianos".

No obstante, reconoció la existencia de expresiones que analizan el trabajo del gobierno del estado, "pero se toma como punto de partida la situación que se vive en Veracruz en el tema de la seguridad, debemos precisar que este no es un problema de ahora, sino que data de hace muchos años y hay gente responsable de que creciera".

"El tema social con todas sus aristas tiene que asumirse como responsabilidad de todos. Por ello es necesario que cada ciudadano deje de mirar por su bien o el del grupo político, religioso o familiar al que pertenece y pensar que el beneficio tiene que ser para todos", expuso.