Política

Desprecio de Peña Nieto y la soberbia yunista a la militancia

febrero 10, 2018

Faltan pocos días para que se cierren las precampaña y se postulen los candidatos a la presidencia de la república y dentro de las filas príista se siente una profunda inconformidad por que el presidente Peña Nieto, en el más bochornoso desaseo, postuló a un individuo que no pertenece ni creo que piense pertenecer a ese partido, y ello se verá reflejado muy pronto, es decir, el uno de julio.

La gente está encabronada, pue si bien con Miguel Alemán Valdés se inicia la privatización de Petróleos Mexicanos a través de los contratos riesgos y los grandes actos de corrupción – con Díaz Ordaz y Reyes Heroles se cancelaron- lo que ahora sucede tiene un sentido parecido a lo que ahora hizo Peña Nieto al entregar ese recurso no renovable a los tiburones del negocio petrolero, pero no tan solo eso , si no que se fue hasta la cocina al comprometer la electricidad, la minería, el agua, esto es, la futuras generaciones vivirán en la más profunda frustración y obviamente en la crisis económica.

Hay un amplio paralelismo entre lo acontecido a nivel nacional con Peña Nieto y su candidato, y los casos de Veracruz y Puebla, pues en tanto a nivel nacional, para desbarrancar al PAN se coaligaron Fox y Calderón con el presidente para llevar a Meade a esa contienda, al menos no hubo la ocurrencia de que se postulara a su esposa Rivera, sin embargo, en los dos estados que se señalan, como si se viviera una monarquía hereditaria, Yunez Linares apuntala a su hijo y Moreno Valle a su esposa, todo esto sin el menor pudor y mucho menos con algún rubor.

El caso veracruzano se cuece aparte, porque Yunez Linares , se puede decir, ya gobernó Veracruz durante la imposición que hizo Salinas del potosino Patricio Chirinos- de triste memoria- en que éste actuó con la mayor displicencia , en tanto, quien hacía y deshacía era el secretario de gobierno que ocupó dos veces la presidencia estatal príista y su último reinado le fue como en feria, pues perdió la mayoría de las presidencias municipales.

Sin embargo, en un acto de oportunidad,- más que nada de oportunismo- con la habilidad ganada en las lides partidistas, cooptó a los dirigentes panistas y así , su hijo, a quien ahora quiere dejar de gobernador, fue el candidato a presidente municipal de Boca del Rio en el gobierno de Fidel Herrera, lo que aconteció en un plan con maña en que, se dice, que hombre de Nopaltepec, quien sabe porque razones, retrasó la postulación del candidato príista , dejando el espacio vacio lo que propicio su triunfo.

Sin duda que había mar de fondo en el caso de Boca del Rio, pues me recuerda que durante el régimen de Echeverría se quería que Tremari fuera candidato del PRI a la presidencia municipal de Papantla y ante la resistencia de los grupos príistas se dejó para última hora la postulación del profesor Peña, con lo se dio una derrota anunciada y se satisfizo el deseo de los pinos y después Tremari colaboró con Gutiérrez Barrios; de los arreglos en la cúpula se esconden muchas cosas y solo Fidel y Yunes Linares conocen el fondo.

Si como se ve y se siente que el hijo del gobernador no tendrá posibilidades de triunfo, no tan solo por efecto Morena y López Obrador, si no y sobre todo, porque trasladó al gobierno de su padre a quienes fueron sus empleados y sería un continuismo pasmoso y ello tiene colérico a los auténticos panistas y perredistas, que si bien hoy son amanuenses sumisos del gobernador, en las urnas pasaran las facturas.

La derrota está anunciada para el frente que integran PAN,PRD y MC pues ahora no existe Duarte para hablar de inseguridad, y los resultados del dos añero gobernador en materia de seguridad y bienestar social están por los suelos, pues no probó capacidad ni siquiera para cimbrar a México como lo había anunciado y los resultados están a la vista y el peor error, gravísimo, es que lo obnubiló la soberbia de querer imponer a su hijo como gobernador.

limacobos@hotmail.com

Twitter:@limacobos1