Política

La ordeña imparable

febrero 08, 2018

Poza Rica, Ver.- Al cierre de 2017 Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó de manera oficial un total de 10 mil 363 tomas clandestinas para el robo de hidrocarburos en el país; 3 mil 563 más en comparación a las registradas el año anterior. Veracruz es una de las cinco entidades con mayor problemática, al contabilizar 1012 casos.

De acuerdo con cifras oficiales, el problema creció en 152 por ciento en comparación con las cifras de 2016. Rubén Salazar, de Etellekt Consultores, advierte que el problema se ha focalizado en seis entidades federativas: Guanajuato, Puebla, Tamaulipas, Hidalgo, Veracruz y Estado de México.

La tendencia al alza en el robo de combustible podría estar asociado a los cambios en el Gobierno Federal, así como a los procesos electorales en los diferentes estados de la república, en los que paralelamente se ha incrementado el índice de violencia en delitos de alto impacto.

El reporte de tomas clandestinas fue emitido por Pemex antes de que la Subdirección de Transporte solicitara la reserva de la información relacionada con robo de combustibles, por considerarla riesgosa para las actividades de la empresa.

En 2017, la actividad de los llamados huachicoleros en Guanajuato superó a las acciones ilícitas registradas en Puebla, colocándose en primer lugar nacional, con mil 852 tomas clandestinas. La entidad poblana acumuló un total de 1443.

El tercer estado con mayor número de tomas clandestinas fue Tamaulipas, con mil 100; seguido de Hidalgo que acumuló 1,064 y Veracruz, con mil 012. El siguiente en la lista fue el Estado de México, con 976 tomas ilícitas.

Fuentes al interior de la empresa productiva advierten que las cifras oficiales solo revelan los casos en los que, en la mayoría de las veces, la actividad se sale del control de los huachicoleros, generando derrames o explosiones y daños al ambiente o terceros, por lo que muchas de estas tomas ilícitas se mantienen en operación sin ser detectadas.

Desconocen autoridades porteñas causa del olor a gas en la ciudad

Las autoridades municipales de Veracruz desconocen la causa del olor a gas que se percibe en diferentes rumbos de la ciudad desde la noche del martes.

El alcalde Fernando Yunes Márquez refirió que el área de Protección Civil junto con personal de la Administración Portuaria Integral de Veracruz y el Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento trataron de ubicar la causa de los olores desde la noche del martes pero no se logró dicho objetivo.

El presidente municipal dijo que se presume que el olor sea consecuencia de que los desechos orgánicos despidan gas metano por las temperaturas elevadas.

"Ya, ya lo revisamos está Protección Civil trabajando desde anoche junto con Grupo MAS, junto con Apiver, no hay una causa real o específica de estas cuestiones; la teoría más indicada es que una vez que empiezan a subir las temperaturas también los desechos orgánicos empiezan a despedir gas metano y que probablemente esta sea la razón", apuntó.

En ese sentido, Fernando Yunes Márquez no descartó que el olor provenga del drenaje de la ciudad.

Yunes Márquez comentó que la Administración Portuaria Integral de Veracruz (Apiver) descartó que la causa del olor se originase en sus instalaciones.

De cualquier forma, el alcalde aseguró que las áreas municipales se mantienen alertas para ubicar el origen de los olores.

"Se descarta (riesgo) pero de cualquier manera estamos pendientes, estamos analizando de manera permanente pero afortunadamente no hay ningún indicio que nos pueda decir que hubiera una fuga", insistió.

Cabe mencionar que el olor a gas se percibió alrededor de la media noche del martes principalmente en el Centro Histórico y hacia las colonias que se ubican al norte de la ciudad de Veracruz.