Sociedad y Justicia

Sujetos golpean a mujer de tercera edad durante asalto a su vivienda

febrero 08, 2018

A sus 74 años, Cristina Roque García es conocida en la colonia Virgilio Uribe, ella y su esposo gustan de tener una casa de puertas abiertas para todos; sin embargo, el 30 de enero la situación cambió totalmente.

La vivienda ubicada en la avenida Cervantes y Padilla entre Jiménez y Nezahualcóyotl estaba abierta, como usualmente ocurría, la temperatura era fría para el puerto de Veracruz, por lo que la mayoría de los vecinos estaban encerrados, y no se percatanron cuando uno o varios sujetos entraron a la casa de la señora Cristina.

Indefensa, nada pudo hacer; la golpearon una y otra vez en la cabeza, hasta que su cabello cano quedó impregnado de sangre; hinchada y semi inconsciente, la arrastraron por el suelo hasta dejarla tirada en una habitación, rodeada de su propia sangre.

Minutos después, sus nietas la hallaron así, rezando con un hilo de voz, jalando una sábana en un intento fallido de subirse a la cama, protegerse. Su esposo de 92 años, había salido a jugar dominó con sus compañeros jubilados –por fortuna– pues no había aguantado una agresión como esa.

"La dejan sola media hora, mi abuela nunca está sola, en esa media hora no sabemos cuántas personas entran y sufre un asalto a la casa, pero con violencia, mucha violencia, se salvó de milagro, tiene 74 años, a ella le pegan, me imagino que de espaldas, la arrastran por toda la casa y la dejan en un cuarto en un charco de sangre ahí", explicó Yenire Villegas López, nieta de la señora Cristina.

Los familiares creen que los asaltantes pensaron que la señora estaba muerta, por la cantidad de sangre que había a su alrededor.

De inmediato la ambulancia la trasladó al hospital donde le detectaron hemorragias internas. Aunque ya fue dada de alta, sigue con hinchazón y hematomas que siguen apareciendo en su cabeza, sus brazos y su cuello, como si la hubieran ahorcado.

"A ella le robaron su paz, su tranquilidad, la casa de mi abuela se caracteriza porque siempre está abierta, puedes pasar a cualquier hora del día y mi abuela te va a atender, te va a ofrecer un vaso de refresco, lo que esté comiendo te lo va a ofrecer", comentó Villegas López.

Ahora, ella está temerosa todo el tiempo.

"A ella la mataron, ya no es lo mismo, quiere tener todo cerrado, no quiere estar sola, no me dejen, oye ruidos, todo horrible", afirmó

La actuación de la autoridades en el caso ha dejado mucho qué desear para la familia; para empezar los peritos llegaron 11:00 horas después de los hechos. El médico legista, siete días después, sigue sin poder evaluar a la víctima.