Sociedad y Justicia

El invierno es la época más dura del año para los migrantes

febrero 06, 2018

La llegada del invierno es una de las épocas del año más difícil para los migrantes. Muchos optan por irse a Florida u otros estados porque se termina el campo, las horas en las fábricas empiezan a bajar y es cuando "descansan" a la gente, es decir, solo laboran ciertos días de la semana.

Intensas nevadas, como el ciclón bomba Grayson, arribaron sin piedad alguna, según el Servicio Meteorológico Nacional. Ciudades como Nueva York, Boston, Atlantic City, Long Island y Filadelfia sufrieron nevadas, vientos e inundaciones.

Tanto que en Florida, mejor conocido como "el estado donde brilla el sol", ubicado en el sureste del país, recibieron sus primeros copos de nieve; la temperatura es de 5°C en Miami.

La vida de nuestra gente también se intensifica. La renta y los servicios de la casa no esperan; además, se tiene que comprar el aceite para el calentón, como ellos le llaman a mantener la casa caliente.

Al no tener mucho trabajo se vive de manera austera y se va a donde haya trabajo sin importar lo lejos o cansado que éste sea. Uno de los empleos que hay es ir a "apalear" nieve. La hora la pagan a 19 o 20 dólares; se escucha muy atractiva la oferta. Sin embargo, es un trabajo en el que se necesita fuerza de voluntad y resistencia para soportar las bajas temperaturas.

Giovanni López, proveniente del estado de Chiapas, nos dice: "Tiene que caer cuatro pulgadas para poder ir a apalear la nieve; hay dos clases de nieve: la nieve en estado seco y la nieve-agua, le dicen acá, porque así como va cayendo se va derritiendo".

"A las 12 de la noche salimos del pueblo, a eso de la 1 am y empezamos a apalear la nieve. Los trabajos allá son como condominios, casas residenciales que son muy grandes; trabajamos ese día hasta las 3 de la tarde del otro".

"Es mucho trabajo, la verdad, por eso tienes que ir bien abrigado. Te estoy hablando que estaba más o menos a unos 5 grados o 10 grados".

"La nieve hay que arrastrarla para las orillas. Entonces tiene que quedar la calle libre, donde están los carros; se va a limpiar, desde la puerta hasta la calle, para que la gente pueda caminar. Después que se hace eso se tira la sal; hay que hacer esto para que la poquita nieve que haya quedado ahí se derrita. Entonces, la cantidad de nieve que está por ahí se amontona a un lado con una máquina para mover cantidades grandes de nieve".

"No hay descanso desde que comienza hasta que se termina. Lo que pasa es que si te quedas parado por más tiempo empiezas a sentir peor. Entonces lo que quieres es terminar del trabajo y regresarte a tu casa.

"Puedes agarrarte un brake de cinco o 10 minutos; puedes llevar tu propia comida, un termo de café o algo así para comer.

"Para ir al baño, los americanos te dan permiso de usar el de sus casas o las compañías que te contratan llevan baños portátiles.

"Los que trabajamos aquí todos somos paisanos. Los americanos casi no les gusta (hacer esta labor) porque ellos tienen otra forma de ver la vida y ellos son los que pagan para hacer el trabajo, puedes tardar de 24 o 30 horas apaleando la nieve.

"También si tienen un contrato de muchos condominios y se contrataron 40 personas, pero nada más llegó la mitad, entonces tienen que hacer todo el trabajo de la gente que no llegó.

"Es difícil pero, como te digo, en ese tiempo la mayoría de los trabajos bajan y no hay, por eso es que la gente va a apalear nieve y no dicen que no, aunque haga frío, porque tienen que sacar para pagar la renta y los biles (billes: servicios de agua, luz, etcétera).

"Eso fue un martes y regresé a mi casa a eso de las 5 de la tarde, porque que ya con toda la nevada que cae las carreteras se inundan de nieve. Entonces, si en la carretera corres a 50 millas por hora normal, ya con la nieve vas a 25/30 lo más que puedes correr en la carreteras; es más tardado para llegar a tu casa."

Es por ello que durante el verano se trabajan extenuantes jornadas para poder sobrevivir en el invierno.