Economía

Cultivo de trucha, a la baja por alza en insumos

enero 11, 2018

El cultivo de trucha en el estado dejó de ser una actividad para las comunidades rurales porque los costos de producción son altos y ahora sólo algunos particulares se dedican a esto, reconoció el presidente de la sociedad Solidaridad Social de cultivadores de truchas en la región de Coatepec, Celso Hernández Aponte.

Dijo que la producción sigue siendo negocio, pero ahora la actividad se ha restringido a aquellos que pueden sostener el costo de engorda del animal, pues el precio del alimento se ha incrementado. "En la zona de Chicontepec, Huayacocotla, Orizaba, Zongolica, Cofre de Perote y Tlapacoyan llegamos a ser 350 socios, pero actualmente sólo queda el 60 por ciento".

En entrevista, señaló que cada trucha tiene que esperar siete meses en crecimiento para ser vendida en el mercado, y que durante ese tiempo debe ser alimentada con distintos productos cuyo costo ha aumentado. Tal es el caso del saco de alimento que tiene un precio de 525 pesos por tan solo 25 kilos, lo cual es poco si se toma en cuenta la producción que debe tener cada granja para que sea redituable.

Detalló que actualmente el kilo de trucha arcoiris se vende en 110 pesos, lo cual equivale a tres animales, pero que el precio final que se da al consumidor en restaurantes llega a ser de 250 pesos por trucha. "Un bulto de alimento que trae 25 kilos cuesta 525 pesos, y ponderando la cantidad de animales que se tienen para engorda, el cultivo es caro. Quienes cultivan trucha deben tener una dinámica de ingreso y venta que les permita poder subsistir. Si el que produce la trucha la engorda y la vende al consumo se lleva más o menos el 400 por ciento de ganancia; como todos los productos, el que vende al final es el que se lleva la tajada de león. Uno deja el esfuerzo durante siete meses de trabajo, vende a 110 pesos el kilo y cada trucha en el mercado sale en 250 pesos por la preparación".

Dijo que actualmente en Veracruz se producen 300 toneladas de trucha, y que el 70 por ciento se usan para el consumo local, y el resto se envía a otras entidades como el estado de México.