Política

Más de Coatza y periodistas

enero 09, 2018

Continúa la pesadilla para los periodistas en el estado de Veracruz. En Coatzacoalcos, un par de sujetos intentaron prender fuego a la casa de Gregorio Jiménez, periodista asesinado en aquella ciudad hace casi tres años. Pocos días después del crimen, la FGE del gobierno de Javier Duarte presentó a quien señaló como autora intelectual del homicidio y a cinco perpetradores. La esposa del periodista asesinado la señaló como responsable por venganza en virtud de una nota publicada respeto al negocio de la señalada.

Dos años después, el hijo del reportero asesinado declaró en descargo de la acusada.

Ayer, los hechos que se mencionan al principio.

La secuencia de acontecimientos sugiere algo muy turbio en asesinato de Gregorio.

Los frustrados incendiarios la habían emprendido a machetazos contra el automóvil de la familia del periodista. Fueron detenidos por vecinos. La viuda de Gregorio Jiménez desde la madrugada se presentó en una oficina del Ministerio Público que sorprendente e injustificadamente estaba cerrada. Nadie atendió ahí a la viuda y a sus hijos. Luego cambiaron de oficina pero la guardia se negó, rotunda, a procesar la denuncia hasta la mañana.

No es la primera vez que la emprenden contra la familia de Gregorio. El año pasado saquearon un negocio que había montado. Sobre los hechos de la madrigada del lunes, el hijo del matrimonio Jiménez afirma que había más personas involucradas en la agresión.

Es claro que la familia es hostigada y agredida y que las autoridades de la FGE deben aplicarse en este asunto sin burocracias ni tacañerías administrativas. Es completamente inaceptable que sobre el drama familiar por la pérdida de su soporte principal, se sume el hostigamiento continuado y que las autoridades no hagan los necesario para acabar con las agresiones y dar a la familia una vida tranquila y sin temor.