Economía

CROC: minisalario, el peor en LA; las reformas estructurales fracasaron, dice

enero 05, 2018

Orizaba, Ver.- El salario mínimo que reciben los trabajadores mexicanos es el peor en Latinoamérica, "para nada se compara con nuestros socios en el Tratado de Libre Comercio. Lo que reciben en Canadá o Estados Unidos es mucho mejor, en más de 100 por ciento"; los incrementos de precios en productos y servicios, "ya lo pulverizaron. La pobreza cada vez se apodera más de la clase trabajadora", manifestó el dirigente de la CROC en Orizaba, César Silva, quien ante el panorama no descarta que obreros mexicanos voten por Morena "en señal de repudio a los dos partidos que han gobernado el país".

Por eso, precisa: "La línea de pobreza está por arriba de lo que gana un asalariado y con ello queda demostrado que las reformas de Enrique Peña Nieto fracasaron y es falso que sean en beneficio del pueblo; esas son más de las mentiras y promesas que escucharemos próximos seis meses electorales".

En este entramado, agregó, "los dirigentes de las centrales obreras y sindicatos son cómplices, pues las centrales obreras están en manos de líderes vendidos y lo que se debe hacer es, primero, desconocer y repudiar esos liderazgos y tratar de retomar la verdadera lucha de clases sociales y darle esa fuerza al movimiento obrero original".

"Lamentablemente esto es cupular y esos liderazgos nacionales como el de Carlos Romero en el sindicato petrolero, el de Carlos Aceves en la CTM y el de Isaías González Cuevas en la CROC son un asco. El movimiento obrero tiene que resurgir o resignarse a desaparecer, la verdadera lucha social no está en los líderes sino en la decisión del pueblo y el pueblo es el que tumba o encumbra liderazgos", sostuvo.

"La clase trabajadora ya está harta de promesas y de nulos resultados, más bien se prevén votos de castigo a un mal sistema de gobierno. Mienten aquellos líderes obreros que prometen votos a favor, en este caso del PRI y su alianza, ellos sueñan aun con votos corporativos que ya no existen en vez de defender y exigir mejores condiciones salariales para los agremiados. Esa es la realidad que tenemos enfrente."

Por su parte, el Observatorio del Salario Mínimo, organismo dependiente de la Universidad Iberoamericana de Puebla, en su más reciente estudio da a conocer que el salario mínimo en México debería de ser de al menos 353 pesos por día, "para lograr un ingreso mensual de más de 10 mil pesos".

Graciela Teruel, directora del Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México; Miguel Reyes, investigador del y Miguel López, académico de la Ibero Puebla, también analizaron las condiciones salariales de los obreros mexicanos.

El estudio disponible en http://www.ibero.mx/prensa/ingreso-economico-inamovible-los-ultimos-25-anos-en-mexico-investigadores, de entrada señala que el ingreso mínimo "está inamovible desde hace 25 años".

De entrada, el estudio señala que los ingresos económicos de la clase trabajadora del país, "es uno de los apartados de la pobreza multidimensional que en los últimos 25 años permanece prácticamente inamovible en México. En 1992, 53.8 por ciento de la población se encontraba debajo de la línea de bienestar (LB) o línea de pobreza monetaria (LP). Para 2016, la última medición oficial arrojó poco más de 50 por ciento".

Estas mismas condiciones, explica el análisis, "hacen que los salarios en México sigan perdiendo poder adquisitivo, situación que contribuye a que más de la mitad de la población asalariada, 51.7 por ciento de los trabajadores, permanezcan debajo de la línea de pobreza monetaria, conocida también como línea de bienestar"

En lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, "los salarios promedio y mínimo han perdido 14.4 y 3.9 por ciento de su poder adquisitivo, respectivamente. Entre las repercusiones, además de aumentar la brecha con los salarios de América del Norte, están la perpetuación de pobreza y minar las posibilidades de movilidad social"

Pero estas mismas condiciones hacen que México, sea considerado, por Estados Unidos y Canadá, como el socio pobre del Tratado de Libre Comercio, e incluso este acuerdo trilateral, "no ha permitido la convergencia en crecimiento ni en bienestar con sus pares, Estados Unidos y Canadá. La distancia promedio en el producto interno bruto (PIB) o en la productividad lejos de disminuir, ha aumentado" concluye el estudio.