Política

Entre paisanos te veas

diciembre 23, 2017

Si ves a un mexicano en Estados Unidos, ve y cuéntaselo al estadounidense que más confianza le tengas, !sí, de verdad! No acabo de comprender por qué somos una cultura, que lejos de ser solidaria, unida, nos comportamos de una manera contraria estando en un país que no es el nuestro.

Una persona que emplaca en el estado de Nueva Jersey, significa que tiene un permiso, o esta dentro de un proceso migratorio, el cual nos debería de alegrar porque puede cambiar su situación migratoria, sin embargo, pareciera que ese "afortunado(a)" es nuestro peor enemigo, pues empieza a disciriminar a los que no tienen esa posibilidad.

Mucha gente no puede viajar más allá de la ciudad en la que vive, ya que por cualquier nimiedad que cometa, la policía los puede parar, cuando hay que ir a un lugar más lejano, hay gente que hace esos traslados, por citar un ejemplo hay anuncios en las tiendas mexicanas donde ofrecen esos servicios, de Bridgeton al Consulado/migración, que se encuentran en Filadelfia, que serían 1:30 minutos cobran 120 dólares sólo por irlo a dejar, más la gasolina, pero si los tienen que esperar es otra tarifa y hay que pagar el estacionamiento o parqueadero, como ellos le llaman, y las comidas del chofer.

Liz, originaria de Xalapa, me comentó que hace algunos años, alguien necesitaba ir al aereopuerto de Filadelfia, el cual queda a 1:30 minutos, el vuelo era de madrugada, había una señora que a eso tambien se dedicaba, para ese viaje pensaba cobrarle $500 dólares, que para hacer algunos años y hoy sigue siendo mucho dinero.

El ambiente en las fábricas es hostil, el trato que tiene a los puertorriqueños jornaleros y jefes es muy distinto al de los mexicanos, quienes son los que terminan haciendo el trabajo, son también los que tienen prohibiciones de todo tipo, se cuentan los minutos en los que se van al baño, el uso de aretes, de ropa, etc.

A pesar de todo esto, el ambiente laboral está plagado de chismes, humillaciones, y malos tratos, no sólo de los jefes latinos, también entre los mismos jornaleros. Una testigo originaria de Morelos a la que llamaremos Juana, trabaja en una de las compañías de empaque mas grandes de Nueva Jersey, nos comenta: "cuando llegué a este país no era nada de lo que yo pensaba, era muy diferente, que las cosas eran muy diferentes, que no había tanto racismo entre paisanos, porque se estan comiendo unos a otros, que hay tanta hipocrecía.

"Los hispanos son una porquería, la verdad, mis jefes son gringos, mollos (gente de color), y son buena gente, me llevo bien con el hijo del dueño de la fábrica donde trabajo, !es el hijo del dueño! No puede ser que los paisas sean así, pero tienes que trabajar para pagar los biles (bills, que son los servicios de agua, lez. etc), la renta, porque eso no espera.

"Lo que yo odio del trabajo es que le griten a la gente, que la pisoteen, !yo lo odio! Yo odio eso, yo odio que una gente pisotee a la otra porque tiene un puesto, yo tengo un puesto, yo mando a 25 personas y no les grito, no les hablo mal, no me gusta gritar, prefiero que me regañen a mí que a ellos. Lo peor es que los paisas son los que gritan, los que humillan.

"El ambiente entre la gente de la línea (jornaleros), tambiٞén es feo, porque supongamos que estoy ahí desde hace tres años y tú apenas llegas, te quiero gritar, te quiero humillar, quiero que tú trabajes más que yo, y no es así, no debería de ser así.

"La gente trabaja 10 horas, yo 12 o 13 horas, a las 6:30 am tengo que estar adentro y salgo 7:30 u 8 pm, en esa fábrica hay dos turnos mañana (120 a 140 personas) y noche (110 personas).

"Lo que no me gusta de esa fábrica es el ambiente, si los supervisores cambiaran, la gente de la línea (obreros) sería diferente, pero eso se ve día a día, en tu propia casa, aunque no es tu casa, es tu renta, pero lo vives, yo odio una persona que te da un cara y atrás habla de tí, pero no puedes hacer nada, tienes que navegar con cara de pendejo para poder salir adelante".

Las palabras, chota que significa chismosa, lambeojo, barbera, y múltilples palabras altisonantes, agresiones físicas, son el pan de cada día en los trabajos, aunado a que en la hora del lonche se genera una batalla campal por usar el microondas, a pesar de que la gente tiene diferentes horarios, sin embargo, son muchas personas que trabajan en cada área y no alcanzan los hornos para calentar.

El sur de Nueva Jersey está bien comunicado en comparación de otros, el transporte NJ circula por la mayoría de las ciudades, el horario en el que pasa es muy preciso, si una persona no esta a la hora indicada, pierde el camión y tarda en pasar cada una o dos horas. Pero nuestra gente prefiere el ray (rayte para ellos), porque se ve mal que ellos estén parados esperando el autobús, !que van a pensar! ¡O sea, hello! Es degradante dicha situación.

Tampoco les gusta usar las monedas, todo lo pagan con billetes, sólo pagan con monedas los mollos, (apodo despectivo para la gente de color, y que también son racistas con ellos), si un mexicano paga con monedas, está poniendo en mal al país.

Las lavanderías son otra historia, a partir del viernes por la tarde están muy cotizadas, aunque se vea dos o tres personas, con ellas basta para que no haya lavadoras ni secadoras disponibles, tan solo una persona ocupa cuatro lavadoras y secadoras al mismo tiempo.

Los hombres se creen los dobles de George Clooney o Brad Pitt cuando ven a una mujer sola , preguntan si tiene esposo, y si son solteras, en ese momento se abalanzan y ese momento se puede convertir en cita. Hay muchas parejas que tienen una relación con personas mayores o menores de edad que ellos, es algo muy común y muy marcado.

Desafortunadamente es la triste realidad en la mayor parte de la comunidad latina en Estados Unidos, y peor aún cuando es tú propia gente la que señala, la que juzga, la que habla, se olvida de la manera en que llegaron, se les olvida por qué tuvieron que tomar la decisión de cambiar de país.

Un latino produce más que un estadounidense, hay connacionales que trabajan dos turnos, nadie en Estados Unidos puede decir que un mexicano es flojo, al contrario, se ha ganado el título de trabajador, cuando en alguna fábrica se tiene que trabajar tiempo extra, a los primeros que llaman son a los mexicanos, cosa que nos debe de llenar de orgullo pero desafortunadamente todo eso se acaba cuando se habla de su comportamiento social.