Municipios

Dueños de viveros, únicos beneficiados por Sagarpa mientras los cafeticultores decaen

diciembre 07, 2017

Zongolica, Ver.- La producción de café en esta zona serrana cada vez se agrava más. Una serie de obstáculos, entre ellos los burocráticos, impiden que los cafeticultores de esta sierra se refinancien y recuperen los mercados nacionales e internacionales. Cada vez es más difícil producir café, y lo peor es que desde el mismo gobierno federal ponen trabas para hacerlo, según señala el presidente del Consejo Supremo Náhuatl de la Sierra de Zongolica, Roque Quiahua Macuixtle.

Uno de los tantos problemas que originaron la caída de la producción cafetalera en la sierra de Zongolica, reconoce, se refleja en las formas que recientemente se empezaron a manejar las estructuras de apoyo. Por ejemplo, cita, el uso de viveros que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa) le da la producción, no beneficia al trabajo en los cafetales de la zona.

"La solución al problema que tenemos –explica– no se centra en que se continua utilizando a los viveros para que los productores de café obtengamos la planta. Una forma mejor sería que a los productores nos den el apoyo y que construyan su propio vivero. Esa es una de las formas que en verdad nos ayudaría, porque tendríamos mejores formas de producción.

"Con el trabajo de los viveros los productores no sabemos a dónde recurrir con los efectos, por ejemplo de la roya, no sabemos si pedimos apoyo a la Sagarpa o a los mismos viveristas, y si es con ellos, en todo caso que se les obligue a los encargados a que nos den un producto de calidad, de todos modos ellos salen beneficiados".

Los productores de viveros, señala, de todas formas ganan. "Si ellos llegan a colocar un millón de plantas de café en los municipios productores de la sierra, tendrán una ganancia de al menos 5 millones de pesos. En contraparte los cafetaleros no vemos ese dinero a pesar de trabajar largas jornadas".

De hecho hay una serie de quejas por la calidad de la planta de café que se produce en los viveros de esta zona, "la planta que nos dan no sirve. Los viveristas la preparan y únicamente lo hacen para lucrar. Ellos buscan ganar dinero, yo así lo veo, los que se benefician con el programa Procafé son los viveristas".

A estas condiciones, explica, "debemos de sumarle el hecho de que la misma Sagarpa impuso candados que impiden que los productores de café hagan sus propios viveros y por el contrario se incentivan los macroviveros que producen un millón de plantas, pero de baja calidad sobre todo porque un viverista no conoce las condiciones que debe tener una planta de café. Lo hace como puede y no como debe de ser. A veces se mal prepara la tierra, o la planta está mal sembrada, no hay conocimiento y por eso se resta calidad".

El año pasado, subraya, de las 500 matas que se entregaron, sólo 50 por ciento pudieron ser utilizadas, "el resto ya no fue posible debido a que no reunían las condiciones propias y necesarias para tener una mejor producción de café. En apariencia la siembra está en buenas condiciones, pero al final nos damos cuenta que no sirve del todo y eso genera problemas económicos a quienes nos dedicamos a esta actividad".

En esta zona, hasta no hace más de una década, la producción de café era la fortaleza económica de la mayoría de las familias, hoy son pocos los que se dedican a la actividad y si lo hacen, enfrentan bajos precios, además del acaparamiento que se hace del producto por los monopolistas de la zona.