Sociedad y Justicia

Horrorizan historias de periodistas en el estado a relatores de la ONU y la CIDH

diciembre 05, 2017

La impunidad e inseguridad que azotan al país desde hace una década ha derivado en una severa crisis de violencia contra quienes ejercen el periodismo y la libertad de expresión, señalaron David Kaye, Relator Especial de la ONU sobre Libertad de Expresión, y Edison Lanza, de la Corte Internacional de los Derechos Humanos (CIDH), e urgieron al gobierno de México a "dar pasos audaces" para abordar la violencia que enfrentan quienes ejercen el periodismo, esto luego de entrevistarse con periodistas en Ciudad de México, Veracruz, Tamaulipas y Guerrero.

La semana pasada, los relatores realizaron una misión oficial en México para examinar la situación de libertad de expresión, en la que se entrevistaron con funcionarios federales y estatales y también con periodistas, dijeron: "nos horrorizaron las historias que escuchamos de los periodistas, en las que presentaron una cruda imagen del ambiente hostil que han enfrentado. El acoso sexual contra mujeres periodistas, el desplazamiento forzoso de reporteros, los asesinatos y las desapariciones, así como una impunidad profunda, fueron elementos comunes en sus narrativas".

Los relatores resaltaron su admiración hacia los periodistas entrevistados por su pasión y compromiso con la sociedad mexicana, así como su anhelo de investigar sobre corrupción, crimen organizado u otros asuntos de interés público, sin importar los riesgos que saben que podrían enfrentar.

"La necesidad de abordar los temas de protección y transparencia será especialmente crítica en 2018, cuando la ciudadanía mexicana votará en elecciones federales, estatales y locales. Garantizar la seguridad de los y las periodistas les permite recabar y difundir información sobre cuestiones del más alto interés público", sostuvieron los expertos.

Kaye y Lanza expresaron una preocupación especial por el hecho de que la vigilancia por parte del gobierno federal contra comunicadores y activistas parece haber tenido lugar sin controles legales y judiciales.

"Los ataques endémicos en contra de periodistas, así como de las personas defensoras de derechos humanos, sin duda representan la amenaza más inmediata y desafiante a la libertad de expresión en México

"Los ataques físicos son la forma más prominente de agresión, pero también encontramos ejemplos de intimidación, estigmatización, discriminación y condiciones laborales deficientes que exacerban la vulnerabilidad de los periodistas. Los ataques digitales en contra de los periodistas y sus fuentes, acoso en medios sociales y vigilancia secreta sin controles previos han emergido como nuevos retos preocupantes".

Las recomendaciones de los enviados de la ONU y la CIDH incluyen el fortalecimiento del Mecanismo de Protección con recursos, tanto humanos como económicos, haciendo hincapié en que estas medidas deben ser respaldadas al más alto nivel político.