Política

CNTE: Ley de Seguridad Interior valida represión y garantizaría fraudes electorales

diciembre 03, 2017

Orizaba, Ver.- Los siguientes meses del gobierno de Enrique Peña se pueden convertir en la peor pesadilla para los movimientos sociales en México. La Ley de Seguridad Interior es un cheque en blanco no sólo para reprimir, incluso con el Ejército Nacional y la Secretaría de Marina Armada de México aquellas movilizaciones que se consideren peligrosas, sino además ya se previenen las protestas poselectorales, señala Ramón Tepole representante de la CNTE en la zona centro del estado.

El gobierno federal puso a andar la maquinaria para prevenir probables protestas poselectorales y ahora con la Ley de Seguridad Interior, considera, deja en claro su vocación represora, peor que en la época de los 60 y 70 que caracterizó al gobierno en turno.

"La medida –explica– se toma por si el fraude electoral no llegara a resultar efectivo, entonces se impone la bota militar del fascismo, es el poder militar disfrazado de civil. Es una dictadura. Sobre todo porque las elecciones ya no convencen, es la dictadura fascista pero con traje a la medida".

Con este tipo de reglamentaciones, "es un hecho que se pretende someter a un pueblo cada vez más desesperado y que probablemente en 2018 opte por otra opción, sin embargo, también es evidente que ellos, quienes ostentan el poder, no están dispuestos a cederlo si es no se les presiona de forma masiva".

Pero la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no descarta sumarse a movilizaciones de rechazo a esta nueva reglamentación, aunque hasta el momento aún no se define, "hasta ahora se espera la línea que se trace en la asamblea nacional representativa. El hecho de que ellos, el Estado, impongan esto, no quita el dedo del renglón de continuar la lucha.

"El sistema por fin exhibe su verdadero rostro. No hay que olvidar que eso ya lo hacían, sólo que era ilegal, ahora lo vuelven ley. Hoy los riesgos de las manifestaciones son mayores, pero si hacemos el análisis, veremos que lo único que se hace es legalizar lo que ya desde hace mucho se practica. Creo que serán los mismos métodos que ya conocemos, ahora lo más seguro es que se ensañan más si consideramos que tendrán el marco legal para actuar libremente".

Los riesgos de agresiones, señala, "pueden incrementarse según las circunstancias, momentos y lugares de tal manera que en donde no haya quien los observe ellos harán lo que quieran cuando el pueblo proteste. Por eso decimos que es la dictadura civil con la bota militar. Creo que como pueblo nos tenemos que organizar y elevar la protesta social. Los sectores sociales tienen que decir algo".

Hoy se confirma que el mismo gobierno ha desatado la violencia que al final sólo sirve para intimidar, ahora se consolidan como los bloqueos en carreteras. En México, los diputados aprobaron las violaciones a los derechos humanos.