Política

De poco sirve "trabajo estable"; 42% de mexicanos, abajo de la línea del bienestar: México Social

diciembre 03, 2017

Orizaba, Ver.- A cuatro de cada 10 mexicanos de nada le sirve tener un trabajo estable en este país, la política económica del gobierno de Enrique Peña Nieto provocó que sus ingresos económicos "estén por debajo de la línea, mínima, de bienestar" y mientras, por ejemplo, los diputados federales tienen un ingreso mensual de casi 200 mil pesos, un empleado puede ganar poco menos de mil 500 pesos en el mismo lapso.

La organización no gubernamental México Social retoma datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) que confirman una nueva caída del ingreso por persona laboralmente activa, al cierre del tercer trimestre del año. El documento, disponible en su portal informativo, textualmente cita que en el tercer trimestre de este año, "42% de quienes trabajan tienen ingresos inferiores a la línea del bienestar. Esto significa que en promedio, el ingreso laboral per cápita se ubicó en mil 497.37 pesos mensuales, frente a un costo de 2 mil 924 pesos mensuales para llegar a la línea del bienestar".

Estos resultados, se precisa, corresponden a la estimación del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza, indicador que permite medir trimestralmente el porcentaje de personas que, aun trabajando, tienen ingresos laborales por debajo de la línea de bienestar. Los datos explican que los trabajadores del país obtuvieron en promedio 2.3% menos ingresos laborales per cápita con respecto al año pasado, esto al mismo tiempo significa un incremento de 4.6% en el valor del índice.

Además se precisa que los ingresos laborales per cápita que hay en México al cierre del tercer trimestre de este año son todavía inferiores a los que había en el tercer trimestre de 2007; es decir, en materia de ingresos laborales tenemos una verdadera "década perdida".

Los factores que influyen en el escenario, se puntualizan, son diversos, pero hay uno que llama la atención y es el trabajo. "La economía mexicana tiene varias anomalías, una de ellas es la relativa a que hay millones de personas que, aun trabajando, tienen ingresos laborales que no les alcanzan para salir de la pobreza".

El diagnóstico del Coneval, dice el estudio, "es demoledor, pues el porcentaje de población con ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria pasó de 40% a 41.8% entre el tercer trimestre de 2016 y el tercer trimestre de 2017. Lo anterior significa que 42 de cada 100 personas que trabajan obtienen ingresos, como producto de su trabajo, que no superan el valor mínimo requerido para satisfacer sus necesidades alimentarias y, obviamente, la de sus familias, lo cual ha llevado, como se ha documentado reiteradamente en México Social, a la necesidad de millones de hogares a tener más de un perceptor, los cuales son, en prácticamente 3 millones de casos, niñas, niños y adolescentes".

En el país, existen al menos 10 entidades en donde se registran los peores indicadores: la Ciudad de México, Morelos, Tabasco, Baja California, Veracruz, Querétaro, Colima, Tamaulipas, Estado de México y Guerrero. Las cinco entidades con los indicadores "menos malos" son: Durango, Coahuila, Guanajuato, Jalisco y Chihuahua, pero eso es lo de menos pues lo más preocupante de los datos del Coneval, se dice, se encuentra en el hecho de que no hay una tendencia que haga suponer que habrá una recuperación importante del ingreso laboral en el corto plazo.

"Junto con la tendencia de la inflación, hace que el anunciado incremento al salario mínimo se diluya y apenas alcance, en el mejor de los casos, para que en el mediano plazo los grupos de menores ingresos no empobrezcan aún más.

"Desde esta perspectiva es importante destacar que a nivel nacional, el ya mencionado 42% de los trabajadores percibe ingresos por debajo de la línea de bienestar mínimo; sin embargo, hay notorias diferencias entre los ámbitos urbano y rural. Para el primero, el porcentaje se ubica en 36.9% en el tercer trimestre de este año; mientras que en el sector rural el porcentaje es de 56.3%", concluye el documento.