Sociedad y Justicia

Sujeto apuñala a su cónyuge en el Puerto; su estado de salud aún se considera grave

noviembre 27, 2017

Veracruz, Ver.- A María Eugenia Cruz Mejía la hirió de muerte su esposo, Antonio "N"; como ella, el 38 por ciento de las mujeres que son asesinadas en el mundo, mueren a manos de sus parejas de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Veracruz, es uno de los 11 municipios en el estado que tiene alerta de género, sin embargo, las medidas que desde hace un año debieron tomarse, no funcionarion para María Eugenia.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, 23 de noviembre, ella salió del taller en donde laboraba, ubicado en la calle Cuauhtémoc, en la zona norte del puerto de Veracruz, a dialogar con su esposo.

Minutos después, comenzaron a discutir, tenían problemas, de acuerdo a lo que cuenta su padre, David Solano.

"Aproximadamente a las 3:10 de la tarde llegó su marido, Antonio Willigis Jiménez preguntando por ella al taller donde trabaja, ella es pasante de ingeniería mecánica, estando ahí empezaron a platicar, se hicieron de palabras hubo manoteos y después me la agredió, la golpeó", explicó.

Uno de sus compañeros de trabajo notó que el esposo de Cruz Mejía la estaba golpeando, eso pensó de inicio.

"Gracias a dios se dio cuenta, se lo quitó, porque si no ahí me la mata, mi hija se debate entre la vida y la muerte aquí en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social", explicó.

La chica fue trasladada por sus compañeros a la Cruz Roja para que recibiera los primeros auxilios, no pensaron que tuviera tiempo de vida suficiente para esperar a la ambulancia.

Debido a la cercanía del sitio donde ocurrieron los hechos con la Central de Policía de Playa Linda, pasó una patrulla por la zona, a la que solicitaron ayuda y se conviritieron en los primeros respondientes.

La estado de salud de Cruz Mejía es grave, todavía está en el área de terapia intensiva después de las operaciones que tuvieron que realizarle para tratarla de las siete puñaladas que recibió.

El padre de la joven, teme que el agresor salga libre, debido a que su madre labora en el Poder Judicial Federal.

"Tenemos miedo de que pida favores (...) cuando comenzó el trámite de la pensión, lo que me comentó es que la señora fue al juzgado a pedir favores a la juez", señaló.

Rosa Mejía Barradas, madre de Cruz Mejía, es quien ahora se encarga de su hijo; sin embargo teme que el pequeño de tres años corra algún riesgo por el comportamiento violento que tuvo el padre con su madre.

La familia exige justicia, por ella y por todas las mujeres que son violentadas en la entidad veracruzana, muchas de ellas terminan asesinadas, por sus propias parejas, y la justicia parece lejos de llegar.