Municipios

Temen pobladores nuevo ingreso de Pemex en Chacalapan por daños sin indemnizar

noviembre 14, 2017

Hueyapan de Ocampo, Ver.- Los habitantes de la comunidad de Chacalapan, municipio de Hueyapan de Ocampo, temen que Petróleos Mexicanos (Pemex) entre a sus tierras y destruya sus cultivos. El temor es fundado pues hace unos años los trabajos de exploración de la Compañía Mexicana de Exploraciones (Comesa), filial de Pemex, causaron graves daños a sus viviendas y a la fecha nadie se ha hecho responsable.

Anita Domínguez cuenta que una mañana escuchó una fuerte explosión, a la dos horas otra y dos horas después otra más, así fue durante varios días, el resultado fueron al menos cuatro cuarteaduras graves a la estructura de su casa y el colapso de su pozo de agua.

Como ella, al menos 22 casas más, siete pozos de agua, además de las instalaciones del bachillerato y del kínder resultaron con graves daños. Los habitantes se inconformaron, entonces supieron que las explosiones eran parte de los trabajos de Comesa, que había instalado un campamento y hacía trabajos en varias parcelas de la comunidad.

Los empleados nunca informaron cuáles eran los trabajos que hacían, pero los habitantes recuerdan el cableado por las parcelas, el pago de 200 pesos por explosión a los ejidatarios dueños de los terrenos y que una máquina ruidosa atravesó por cada una de las calles de su comunidad.

Los trabajos de exploración de Comesa fueron estudios de prospección sismológica 2D y 3D con uso de explosivos industriales. En ese entonces el proyecto 2D abarcó más de 5 mil kilómetros de territorio en varios municipios del sur de Veracruz, el objetivo era realizar más de 15 mil perforaciones a profundidades de 100 a 200 metros para la búsqueda de nuevas reservas petroleras.

La consecuencia para los habitantes fue la fracturación de sus casas. La empresa dijo que se haría responsable, que realizaría un censo de las afectaciones, pero un día levantó su campamento y nunca más los volvieron a ver. El temor de los habitantes ahora es que ante la reforma energética, Pemex entre nuevamente en sus tierras y cause más afectaciones acabando con la vida de su comunidad.

En Hueyapan Pemex estima 60 mil hectáreas de exploración

De acuerdo con la iniciativa civil cartocritica.org.mx, en las rondas cero de licitaciones de la reforma energética, Hueyapan de Ocampo tiene comprometidas 60 mil hectáreas de territorio, de los cuales al menos 7 mil corresponden a la comunidad de Chacalapan y su anexo Norma.

Además el portal de información técnica de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), revela que en Hueyapan de Ocampo hay proyectados para la exploración de petróleo los campos Tesechoacan I, II y III, además de un pozo de extracción de gas denominado campo Chancarro.

Cerca de la comunidad en la cuenca del sureste, está el pozo Zunuc I que de acuerdo a información de Pemex se exploró en 2011 a una profundidad de más de 2 mil 71 metros, y aunque actualmente está taponeado, esta ubicado dentro los pozos exploratorios del plan quinquenal de la Secretaría de Energía (Sener). Las amenazas angustian a los habitantes de esta pequeña comunidad donde se vive de la pesca del Río San Juan y San Andrés , y de la siembra de maíz, frijol y caña.

Eran hasta tres detonaciones y parecía que iba a temblar

Loida Promotor cuenta que después de las explosiones, la tierra se cuarteó, y en algunos casos dejó de dar maíz. A raíz de las explosiones también varios veneros que dotaban de agua a los pozos se secaron y quedaron inservibles, y aunque el ayuntamiento tuvo conocimiento de los daños, nunca hubo una reparación total.

Cada detonación que se hacia en parcelas cerca del río San Andrés que atraviesa la comunidad hacia cimbrar las casas, además una máquina hacia vibrar la tierra, "eran hasta tres detonaciones diarias y parecía que iba a temblar", dice Loida. En ese entonces las autoridades dijeron que las detonaciones eran a mucha profundidad y no harían daño, pero fue lo contrario.

María de Lourdes Jacobo, agenta municipal de Chacalapan, advierte que en ese entonces los habitantes fueron tontos, porque no reclamaron por los daños, pero ahora temen por la llegada de más exploraciones. "Si regresan nos van a volver a destruir nuestros cultivos, aquí nos mantenemos de la caña, el maíz, y el ganado y que va a pasar, nos van a ofrecer dinero pero quieren perjudicarnos, no queremos que entren otra vez", advierte.

La comunidad conformada por 400 ejidatarios ya ha sostenido reuniones de asamblea para ponerse de acuerdo e impedir la entrada de Pemex nuevamente "Nosotros no queremos nada, y tiene que haber una sanción a los ejidatarios que den permiso en sus tierras", señala.

Derrames también los afectan

María de Lourdes quien también fue una de las afectadas por las explosiones, señala que en su casa se tiene que demoler una pared completa, pero la falta de recursos le ha impedido hacerlo. Alerta que la llegada de Pemex con sus nuevas exploraciones no es lo único que les preocupa , a unos metros, en la comunidad de Norma, está el oleoducto Nueva Teapa-Poza Rica, el cual en los últimos años ha tenido varios derrames, el último hace unos meses sobre varios cultivos de caña y parcelas de ganado.

Los habitantes se han quejado y hecho paros por las malas condiciones del camino Norma-Calabaza donde está el oleducto, aunque hay promesas de bachear ni Pemex ni el ayuntamiento han respondido. "Nos dijeron que el dinero para eso se lo dieron a otros alcaldes y ahora por eso ellos no tienen, y con ese pretexto no han podido componer el camino", cuenta.

La agenta municipal advierte que con el derrame, Pemex pidió usar el otro camino para el paso de maquinaria, pero los habitantes se negaron pues es su único camino en condiciones regulares para salir del pueblo. "Si el camino fuera bueno estaríamos fuera de la comunidad en 20 minutos, pero nos tardamos mucho y hay enfermemos que hasta se nos han muerto".