Política

Alcaldes no pueden comprobar gastos de 2016 por desfalco de sexenio pasado

noviembre 07, 2017

Atzacan, Ver.- Aún en la cárcel, Javier Duarte causa daños a los presidentes municipales del estado. El desvío que desde su gobierno se hizo de los recursos económicos para los ayuntamientos podría, en casos extremos, llevar a prisión a los alcaldes que no puedan comprobar la aplicación del presupuesto de 2016. El munícipe de Atzacan, Roberto Romero, reconoce que las observaciones que se hicieron a su administración se desprenden de la malversación que Duarte y sus funcionarios ejecutaron.

El problema es muy complicado, "los ayuntamientos que fuimos afectados por la malversación del dinero municipal, "tenemos encima la comprobación del uso de los recursos financieros. Si bien en el estado, se nos permitió utilizar recursos económicos del ejercicio fiscal 2017 para pagar deudas del 2016, el Congreso Federal nos rechazó la medida y de ahí parten los problemas legales que ya tenemos".

También "hay obras que no fueron terminadas y no porque el dinero lo hayamos tomado los ediles, sino porque forma parte del saqueo que se hizo del estado; hay situaciones por ejemplo en Sedesol que nos exigen que se compruebe el uso del dinero y aun cuando conocen de que ese dinero se lo llevó el anterior gobierno, no pueden hacer nada por ayudarnos".

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) "es la única instancia que mediante una serie de maniobras legales está demostrando con documentos que los alcaldes no somos los responsables de la malversación del dinero que se nos asignó como parte del programa de obra del año pasado. En el estado somos muchos, la mayoría, de los presidentes municipales que estamos en esta situación. El dinero no lo tenemos nosotros, está en donde Javier Duarte lo utilizó pero ahora somos nosotros los que enfrentamos esta serie de problemas que en un problema nos pueden llevar hasta a la cárcel".

En cuanto a este municipio "prácticamente ya comprobamos la mayoría de los recursos del año pasado, pero aún tenemos un tema por el cual fuimos observados por un poco más de un millón de pesos. Ya estamos trabajando en eso para poder solventar el problema que no generamos desde el ayuntamiento sino que se debe a las acciones irregulares del gobierno anterior".

Además de enfrentar los problemas legales, "los alcaldes debemos de atender los conflictos que se nos causaron a consecuencia de los recortes que se nos hicieron. Hay muchos municipios del estado que prácticamente están endeudados con contratistas y proveedores precisamente porque no pudieron pagar los adeudos que se generaron en el año pasado. Hay casos de compañeros ediles que ahora están haciendo los trámites necesarios para poder pagar esos adeudos y no heredarlos a las siguientes administraciones municipales".