Política

El álbum de Borges

noviembre 07, 2017

En 1999, Alianza Editorial decidió "…conmemorar con sus lectores, compartir con ellos, los 100 años del nacimiento para siempre de Jorge Luis Borges…". La intención fue, advierten los editores, "…añadir a la escritura de Borges su imagen, a su estilo su vida, así aún más inseparables. Pensar, como él, ‘en las letras y en las rosas’".

La compilación que integra texto e imagen es obra de Teodosio Fernández, destacado catedrático de literatura hispanoamericana en la Universidad Autónoma de Madrid; su actividad docente ha encontrado en la literatura latinoamericana un interés académico que lo ha llevado a ser director de más de 30 tesis de doctorado y publicado en revistas científicas trabajos sobre la poética de, entre otros, José Emilio Pacheco así como estudios sobre la obra de Jorge Icaza o José Mármol.

No es de extrañar, en consecuencia, que Alianza Editorial haya compilado texto y fotos para la breve joya que es Jorge Luis Borges, Álbum biográfico y fotográfico donde coinciden las imágenes de los abuelos y los padres de Borges; citas de Estela Canto, Victoria Ocampo, Ernesto Sábato y Octavio Paz, además de las conexiones que con los textos y las imágenes va logrando el profesor Fernández para engarzar joyas de muy diversa belleza en la montura sin par de este álbum de 89 páginas que casi 20 años después de la que debió ser su primera edición todavía circula.

Téngase por deducido que la edición que aquí se comenta es la primera en tanto que el ejemplar carece de hoja legal y por ende de pie de imprenta; pareciera que alguna mano ociosa o aleve decidió arrancarla y guardarla para sí. Cada quien sus fetiches. Lo anterior no es obstáculo para afirmar que se está delante de una obra de incalculable valor, lo mismo por los textos de Borges que cita y por los de quienes hablan de él; por las fotos de Borges y Norah, su hermana, por la imagen de Haydeé Lange al lado de un Borges con barba o las portadas de libros como El idioma de los argentinos, Cuaderno San Martín, Fervor de Bueno Aires o Historia Universal de la infamia, dentro de la colección Megáfono y las revistas Proa, o Prisma, revista mural esta última. Igualmente se reproduce la página que la revista El Hogar reservaba a Borges bajo el título de Libros y autores extranjeros agregando en un cintillo inferior el título de Guía de Lecturas.

Cabe la posibilidad de que los expertos en la obra de Borges piensen que se pondere en exceso este álbum de menos de 100 páginas compilado por el profesor Fernández. En la esquina contraria pensamos que se trata de una monumental obra de divulgación que permite acercarse lo mismo al Borges autor que al Borges de carne y hueso, que eventualmente se dejó crecer la barba y consideraba que el peronismo era una dictadura no porque por órdenes de Emilio Siri lo hubieran nombrado inspector de aves en la municipalidad de Buenos Aires sino porque "…las dictaduras fomentan la crueldad (…) la idiotez, efigies de caudillos (…) la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez…" transcribe Fernández citando a Borges que advierte también que "combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes del escritor".

El álbum compilado por Fernández concluye con un recuento, rápido si quiere, de los muchos reconocimientos que Borges recibiría desde los años sesenta del siglo XX y hasta 1986. El más reciente reconocimiento, por cierto, es el libro Borges esencial, editado por la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española en abril de este año.

El ensayo con que da inicio Borges esencial es obra de Teodosio Fernández; luego de toparse con el Álbum biográfico y fotográfico de Borges y antes con Jorge Luis Borges, escritor argentino, título del ensayo de Fernández queda claro lo que es el estilo: "…y el estilo no es otra cosa que la convicción absoluta de tener un estilo". La frase es de Ricardo Piglia y lo mismo Borges que Fernández lo tienen. Al convocar con estilo "…a la prosa y al fraseo, como si fuera un pentagrama musical o la pizarra maravillosa de la que hablaba Sigmund Freud", Borges y Fernández convocan a la lectura, único asidero posible en los días amargos, variantes de las tristes monotonías que cada día se combaten. (Jorge Luis Borges, Álbum biográfico y fotográfico, Alianza Editorial, 89 pp.)