Política

Piden sanción a académicos que hacen los MIA extractivistas "con las patas"

noviembre 04, 2017

El extractivismo también está en la academia, en algunos institutos e investigadores, debido a que el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) para algunos proyectos se presentan con "las patas", por lo que se deben sancionar a los profesionistas que avalan estos estudios de proyectos que afectarán el medio ambiente.

Juan Carlos Oliva Escudero, investigador del Conacyt, comentó que se debe cuestionar, en el caso del proyecto de el MIA de Caballo Blanco, ¿qué tan importantes es conservar una cícada, un patrimonio, un paisaje?

"Sin embargo, vivimos en un sistema con una ideología en la que subyace el extractivismo y si no nos gusta esa ideología, tenemos un Congreso de la Unión para modificar el marco jurídico, pero mientras eso no suceda tenemos que aceptar el artículo 27 constitucional", señaló el investigador.

En el caso de la mina localizada en la zona de Actopan y Alto Lucero, comentó que el MIA adolece del aspecto de paisaje, de hidrología y evaluación de riesgo, "el estudio es sumamente malo y eso debía traer consecuencias para aquellos profesionistas que se responsabilizan por haber hecho esos estudios, que dejen de ejercer su profesión.

"La evaluación de impacto ambiental es un planteamiento de ayuda a la toma de decisiones está emparentada con algo que se llama Análisis Costo-Beneficio, qué tanto gano y qué tanto me cuesta tomar una decisión y hay que comprender que ésta está en un marco ideológico economicista, con valoración monetaria con servicios ecosistémicos –en los que se valoran aquellos bienes de su valor de no uso, es un procedimiento cuestionable pero procesable".

Por su parte, Emilio Rodríguez Almazán integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas de Defensa Ambiental (Lavida) señaló que el extractivismo también está en la academia, también está en algunos institutos e investigadores, incluso están del otro lado haciendo Manifiestos de Impacto Ambiental para otras empresas, "nosotros los hemos revisado en términos de hidroeléctricas, hidrocarburos, gasoductos, minería, están hechos con las patas.

"Pero la opinión de tres o cinco personas es suficiente para demostrarle a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que están aprobando cosas que no se tienen que aprobar porque ni siquiera cumplen los requisitos mínimos.

"Nosotros –afirmó el ambientalista– abonamos a que se defienda el territorio veracruzano y todos nuestros derechos, vamos a seguir defendiendo a nuestro territorio de los proyectos de minas, hidroeléctricos y de la utilización del fracking".