Política

Barandal

noviembre 03, 2017

◗ Yunes "se lava las manos"

◗ Nombres de traidores al PRI

◗ El dedazo de Héctor Yunes

ESCALERAS

laco favor hace el senador Héctor Yunes Landa (HYL) a la democracia en Veracruz! ¡Acusa de corruptos y traidores a sus colegas priistas y omite el nombre de cada uno! Entonces, como Poncio Pilatos, "se lava las manos" y arguye que no le gusta la confrontación. ¿Querrá así acalambrar a las elites rojas? ¡Se ignora! ¡Pero deja mal fario, mal karma, mal sabor de boca!.. Por ejemplo:.. Ahora cuando con el senador Pepe Yunes Zorrilla iniciaran esa marcha (tan subjetiva) "por la victoria", ajá, dijo que hay quienes, priistas de todos los tiempos, negocian "el precio de la impunidad con el gobernador".

Y para que ninguna duda existiera, insistió en que "ya los trae el gobernador muy cerquita"... Y cuando en la rueda de prensa los diaristas le pidieron nombres, como ha de ser, sólo faltó que su equipo estelar le llevara una bandeja blanca con agua, jabón y toalla para lavarse y secarse las manos... Es el histórico y viejo discurso tricolor. Hablar a medias. Quizá, "medir el agua a los tamales". Pero en un tiempo plural como hoy, cuando Morena se conserva en el primer lugar de la encuesta seguida por el PAN y en tercer lugar el PRI, nada alimenta a la vida ciudadana y la vida civil y la vida democrática como dar pelos y señales de los hechos y las cosas... El peleador callejero, el fajador de cantinas, el político que habla con la verdad, "tira la piedra y esconde la mano".

PASAMANOS

El senador se contradice a sí mismo cuando dice que el dedazo para elegir candidato priista a gobernador… a nadie conviene... Por ejemplo, los cargos públicos de elección popular y de confianza que ha desempeñado han sido por el santo dedazo en turno y que otra cosita es ganar en las urnas... Y ni hablar, así ha funcionado (y sigue) el sistema político... ¡Sorpresas que da la vida!

Por dedazo, por ejemplo, el año anterior, HYL fue nominado candidato priista a gobernador y Pepe Yunes declinó con la más íntegra y transparente honestidad del mundo... Incluso, en la percepción social quedó que Yunes Zorrilla respetó con honor su palabra y declinó por él... Ahora declara la guerra al dedazo, como si el famoso dedazo ya se hubiera consumado, a menos, claro, que el señor Héctor estuviera informado a plenitud de que los vientos de Los Pinos son favorables en todo y con todo al peroteño. .. Y de ser así, entonces, ha de preguntarse a partir de cuándo HYL se volvió tan honesto que ahora truena contra "el dedo" sagrado que en otro tiempo, todos los tiempos, tanto lo beneficiaron.

CASCAJO

Entre los políticos corre la versión de que una parte de las elites priistas del duartazgo habrían ya, ya, ya… pactado con el góber azul, el ex primo de HYL, sonrientes ambos que se veían en una foto publicada en Notiver de una boda en los días previos a la campaña electoral de gobernador el año anterior. ..Y en la lista de nombres que "andan negociando el precio de la impunidad" figuran, entre otros, y por ejemplo, los Érick Lagos, los Jorge Carvallo, los Édgar Spinoso y los Adolfo Mota.

Es más, hay quienes incluyen a la delegada federal de la secretaría de Desarrollo Social y hasta levantan el grito al cielo diciendo que la "Barbie" Dominga Xóchilt sólo devolvió una de las tres casitas en el fraccionamiento Costa de Oro, de Boca del Río, que Javier Duarte le habría obsequiado con cargo al erario... Entre los trascendidos incluyen, por ejemplo, al titular del Orfis, Órgano de Fiscalización Superior, Antonio Lorenzo Portilla Vázquez, y al ex contralor, Ricardo García Guzmán, y de quienes se afirma que también "negociaron su impunidad"... Por eso, la duda es si HYL se habría referido a ellos y/o a otros más, pero como sólo envenenó el aire priísta la duda social sigue clavada.

ARRECIFES

La fama pública registra que HYL es un hombre inteligente. "Niño de dieces", le llamaban en la Facultad de Leyes de la Universidad Veracruzana, y que muchos años después utilizara para imprimir un tríptico con esa historia en sus campañas de candidato a un puesto de elección popular.

Alguien le hizo creer que su inteligencia es como la del escritor cordobés Jorge Cuesta, es decir, incandescente como decía Octavio Paz, con todo y que en el trato cotidiano suele excederse en el manejo de sus neuronas y ofende y humilla a los demás, como si él fuera, digamos el Manlio Fabio Beltrones del Golfo de México.

Por ejemplo, en el uso de la metáfora discursiva dijo que en el PRI "no hay perros que maúllen ni gatos que ladren", cuando, caray, Fédor Dostoieski tiene un cuento fabuloso donde un hombre se mete por voluntad propia en la panza de un cocodrilo y los dos se vuelven famosos, a tal grado que el hombre piensa volverse funcionario público.

Es decir, en el relato fantástico los perros maúllan y los gatos ladran, como por ejemplo, el otro cuento inverosímil, pero real, de Dostoieski, donde los cadáveres sepultados en el panteón municipal suelen platicar todas las noches entre ellos y desde el féretro planean una nueva vida para redimirse a sí mismo por los pecados mortales cometidos en la vida anterior.

Por eso, incluso, HYL arrastra como estribillo en su llamada "Marcha a la victoria" que su destino es gobernar Veracruz.

De hecho y derecho, ya lo ha gobernado, por ejemplo, cuando fue subsecretario de Gobierno con Miguel Alemán Velasco y Fidel Herrera Beltrán, tiempo aquel cuando con su estilo personal de ejercer el poder agarró a morunazo limpio en la espalda a un reportero incómodo.

Y, bueno, en "el camino al Gólgota" hay quienes, intrigantes y envidiosos, lo han señalado de que en los años 2010 y 2016 (ni modo, así es la vida) perdió la contienda interna para la candidatura ante Javier Duarte y perdió la elección en las urnas ante su ex primo, Miguel Ángel Yunes Linares.

Pero a él… le fue muy bien, con o sin la confesión aquella de Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública, de que se encargó de vigilar la entrega completa y segura del premio de consolación.

Desde las sombras, HYL fue señalado en aquel entonces y de igual manera ahora "tira la piedra y esconde la mano" omitiendo el nombre de los judas priístas, y de paso, furibundo en contra del dedazo que en su lógica favorece ya a su compañero senatorial.