Sociedad y Justicia

Rechaza Iglesia populismo y vedetismo; pide a electores analizar plan de Estado

octubre 12, 2017

Orizaba, Ver.- La iglesia católica rechaza la práctica del populismo y vedetismo como oferta en las elecciones del 2018. Es más exige a los electores el análisis de la propuesta "no de nación, sino de estado" más allá de la simpatía por los candidatos. Estamos obligados a la reflexión para hacer una elección correcta, reafirma.

Las elecciones del año próximo, opina el vocero de la diócesis de esta ciudad, Helkin Enríquez Báez, deben servir para la construcción de un modelo de Estado, pero además ir más allá de las características propias de los procesos electorales, en donde la mayoría de las veces se antepone la simpatía en vez de la propuesta.

En las elecciones del siguiente año, "más allá de disputarse la presidencia de la República, la renovación del Congreso de la Unión, y en el caso particular de Veracruz, el Congreso local y la gubernatura, los mexicanos debemos ser reflexivos que está en juego no el proyecto de nación, sino del Estado mexicano. No debe ser como lo plantean los partidos políticos, sino que debe responder a las necesidades de la misma población en la medida de las condiciones en las que se encuentra".

Este es el momento, plantea, "en el que podemos aprender, hacer una reflexión de lo que hemos hecho como votantes y a partir de ahí identificar cual de nuestras elecciones en verdad han sido las correctas sobre todo por los resultados que en determinado momento estén dando a los ciudadanos".

Como electorado, recomienda, "debemos desterrarnos de las viejas prácticas en las que por lo regular recurrimos como votar por quien nos cae bien, ahora mejor debemos analizar la propuesta y no dejarnos llevar por la simpatía, (las elecciones) no son un concurso de belleza, no es un concurso de a ver quién lleva la corona de un festival, estamos hablando de quien va a llevar los destinos de nuestro país".

Los mexicanos, explica, "debemos reconocer que no hay alguien que sea perfecto y por eso sí tenemos que analizar sus cualidades o virtudes que hacen a un buen gobernante, a un buen estadista. Eso es lo que debemos valorar y no dar por sentado que sólo por la simpatía vamos hacer una buena elección, debemos ir más allá, al análisis de la propuesta y dejar de lado los regalos que por lo regular siempre da como son las camisetas, las láminas, las despensas o incluso el dinero que en determinado momento pudiera llegar a darse".

Hoy el análisis debe centrarse en la plataforma electoral que cada partido político sostiene y que en determinado momento es muy importante como para votar a la ligera. Debe ser un acto de conciencia muy claro que nos permita ver con claridad el futuro de nuestro estado y nación".

"Los mexicanos debemos considerar, que en coordinación con el Congreso de la Unión, en los estados así como en cada gobierno local y municipal, debemos ir trabajando en la construcción de un nuevo modelo de estado y no de nación. Los obispos del estado, nos han dicho que no debemos forjar una nueva nación, sino un nuevo proyecto de estado. Eso es lo que pedían los obispos desde el documento del año 2000, la nación la tenemos, una muy fuerte, solidaria, humana, lo vimos en las manifestaciones de ayuda después del terremoto, se necesitan proyectos que tienen que ver con el estado, con las respuestas a las necesidades que tenemos como país".