Política

La corrupción se da en todos lados pero la impunidad es "el gran flagelo" de México

octubre 11, 2017

Orizaba, Ver.- La impunidad más que la corrupción es el problema que ahoga el crecimiento y el desarrollo del país. El desinterés de gobierno de Enrique Peña por castigar a los corruptos y la complicidad de senadores que detienen el funcionamiento de la Fiscalía Anticorrupción, por el "momento inútil", sólo alienta más la práctica de sobornos y despilfarros sin castigos. Enrique Trueba analista financiero considera que la práctica corrupta ya no es exclusiva del estado, "sino que ya contagió a la misma sociedad".

En el fenómeno de la corrupción tenemos dos actores, señala, "uno los que estiran la mano y otros los que untan la mano" señala, pero a la vez indica que otro de los aderezos de este problema, considera, "es la impunidad con la que se ejecuta la corrupción. El tema ya se volvió insostenible sobre todo porque este problema viene acompañado de una gran impunidad, que caracteriza al país".

La corrupción no es exclusiva de México, "hay casos muy sonados no únicamente en América Latina, sino además en Europa, Asia, los mismos Estados Unidos pero la única diferencia que hay se ve en la impunidad. En esas zonas, los involucrados son sancionados, encarcelados. Tenemos el caso del ex presidente del Perú Ollanta Humala, detenido por el tema Odebrecht, pero en México no pasa nada de eso".

En México hay infinidad de casos y aunque hay 20 ex gobernadores, algunos de ellos presos y otros sujetos a procesos judiciales, hay una gran impunidad. "Tenemos el caso de la Casa Blanca, que nunca fue sancionado, por el contrario, el encargado de investigar el caso fue impuesto por el Presidente de la República y obvio no encontró irregularidades".

La impunidad es el gran flagelo, "y por ello no podemos avanzar en la disminución de la corrupción, de los sobornos"; la sociedad en general igual tiene mucho que ver porque nosotros somos promotores de los hechos cuando recurrimos a la dádiva, a la propina para que determinados trámites se agilicen o bien cuando violamos las disposiciones de tránsito o de la policía municipal. Eso igual se llama corrupción".

No obstante, lo que sucede en las altas esferas del poder, dice, son niveles inimaginables por las cantidades de dinero que se manejan, "son millones de millones de pesos que se desvían, que se roban. La clase política son los principales corruptos y corruptores; en la iniciativa privada igual hay casos de ellos, ya lo dijimos, tenemos el ejemplo de Odebrecht con todas sus historias".

Los organismos que han creado en los tres niveles de gobierno, realmente no sirven de nada, "no hay una solución real y la única que se ve es la voluntad de exista en general. De nada sirve toda un andamiaje anticorrupción, si por ejemplo no tenemos siquiera al fiscal anticorrupción que al final es un tema político en el que los partidos no se han puesto de acuerdo por sus conveniencias".

Hace apenas un par de días, la organización Transparency International reveló que México ocupa el primer lugar en América Latina en temas de corrupción y sobornos. En su informe, disponible en la dirección electrónica: https://www.transparency.org/news/feature/corruption_on_the_rise_in_latin_america_and_the_caribbean, se señala que "la corrupción es un flagelo que lastima a la gente común todos los días en las Américas. Y cuando hablan sobre ello, con demasiada frecuencia se enfrentan a represalias".

Asimismo señala: "casi dos tercios de las personas encuestadas para el último Barómetro Global de Corrupción, Personas y Corrupción: América Latina y el Caribe, señalaron que la corrupción había aumentado en los 12 meses previos a la interrogación (62%). Más de la mitad dijo que su gobierno no aborda la corrupción (53%). Y una de cada tres personas que habían utilizado un servicio público en los últimos 12 meses dijo que tenían que pagar un soborno (29%). Hablamos con más de 22 mil personas en 20 países.

El soborno representa una barrera significativa para acceder a los servicios públicos clave, particularmente para los más vulnerables de la sociedad, concluye.