Municipios

Siguen presas tres personas por protesta en Coxquihui

octubre 11, 2017

La presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto Benítez, señaló que hay tres personas que permanecen detenidas por la Fuerza Civil tras el desalojo de pobladores que este lunes bloquearon la carretera a Coxquihui en demanda de atención médica oportuna para sus hijos.

Señaló que durante la noche de ese día se trasladó el delegado de la CEDH de Papantla, José Luis Hernández Galicia, que le informó que fueron seis las personas detenidas "por alterar el orden", pero que fueron liberadas tres y el resto permanecen detenidas.

"Fue solicitada la intervención de la Comisión por algunas personas del municipio de Coxquihui; el delegado de Papantla se trasladó por la tarde y me reporta que había tres personas detenidas que ya fueron liberadas y otras tres que siguen detenidas por alterar el orden y que todos tienen su abogado".

Precisó que los familiares de los detenidos solicitaron el acompañamiento de los detenidos, pero que hasta ahora no han recibido una queja formal por el desalojo que se tornó con violencia, según el reporte de los manifestantes. "La Comisión queda en toda la disposición de recibir cualquier queja si alguna de las personas considera que se han vulnerado sus derechos humanos".

No obstante, indicó que la CEDH analiza la posibilidad de abrir una queja de motu proprio por estos hechos, en caso de que se compruebe un uso excesivo de la fuerza por parte de los elementos policiacos. "De constatar que hubiera una acción u omisión que hubiera vulnerado derechos humanos tiene la facultad de iniciar una queja de oficio".

Negó que hasta el momento el delegado de la CEDH en Papantla haya reportado información sobre el uso de violencia por parte de policías en contra de los manifestantes. "No me ha reportado nada en ese sentido, pero independientemente de eso está abierta la posibilidad de que cualquier persona interponga una queja y si se verifica que se incurrió en una violación de derechos humanos, habrá la recomendación respectiva".

El desalojo ocurrió cuando habitantes de la localidad Ojite de Matamoros bloquearon la carretera para exigir atención médica por el brote de una enfermedad respiratoria que ha cobrado la vida de dos menores y tiene al menos a otros 12 hospitalizados.

Sobre el uso de la fuerza para el desalojo, Matzumoto Benítez señaló que el Estado puede usarla siempre y cuando no vulnere los derechos humanos de los manifestantes, "lo importante es que se respeten los derechos humanos y que se haga un uso proporcional y que siempre se respeten los derechos humanos".