Política

Plazo de 90 días a Duarte o familiares para recuperar recuerdos hallados en bodega

octubre 09, 2017

Si Javier Duarte de Ochoa, su esposa Karime Macías o alguno de sus familiares desean recuperar sus fotografías, una colección de balones de los mundiales, sus alcancías, sus diarios personales, los pergaminos de las bendiciones otorgadas por el Papa Benedicto XVI, más de 400 puros, óleos y dibujos a lápiz de ellos, sables de Jedi, muebles o bolsas de diseñador tendrán un plazo de 90 días para notificarlo a la Fiscalía General del Estado (FGE), de lo contrario pasarán a formar parte del Gobierno de Veracruz.

Luego de que en febrero, la Fiscalía llevara a cabo, sin orden judicial de por medio, el aseguramiento un bodega en el municipio de Córdoba, ahora el Ministerio Público busca corregir su error y dar un plazo para que los dueños de esos artículos lo notifiquen, pues en caso de no hacerlo, los bienes causarán abandono a favor del gobierno estatal.

Aunque desde el mes de febrero se llevó a cabo el aseguramiento de la bodega, de la cual trascendió fue informada por el ex colaborador duartista Juan Manuel del Castillo, apenas se publicó el 6 de octubre en un número extraordinario de la Gaceta Oficial del Estado, el acuerdo ministerial UIPJ-I/DXIV/7°/831/2017.

Ahí se notifica que Jorge Rafael Moreno Fierro, supuesto dueño de esa bodega, y de quien sólo existe información como "gestor del Gobierno de Veracruz", que él o cualquier interesado tiene un plazo de 90 días para reclamar los bienes, pero con la advertencia de que de presentarse serán investigados.

Duarte tenía de todo

Tras el aseguramiento de la citada bodega, en la cual el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ofreció una rueda de prensa mostrando algunos de los objetos ahí asegurados, finalmente la Fiscalía General del Estado publicó la lista de todos esos bienes, que evidencian que Javier Duarte de Ochoa y su familia vivieron en opulencia y aprovecharon el cargo para robarse de objetos propiedad del Gobierno de Veracruz.

En el listado aparecen más de 550 incisos en los que se describen miles de artículos de la familia Duarte Macías, que van desde los más comunes como pueden ser fotografías, hasta los más exóticos como un juego de cubiertos para comer mariscos de más 60 mil pesos, un proyector de cine profesional y 12 sillones de piel para un cinema, cientos de piezas de cerámicas (muchas de ellas en forma de calabaza), 13 pares de mancuernillas y más de 400 puros.

Resaltan entre los artículos unos pergaminos firmados por el Papa Benedicto XVI a nombre de Javier Duarte, Karime Macías y sus hijos con la siguiente leyenda "impartiendo de corazón la implorada bendición apostólica, invocando abundantes gracias divinas y la materna protección de la Santa María".

De igual forma son miles de fotografías de dicho matrimonio, así como litografías, óleos, acuarelas y dibujos a lápiz de cada uno de los integrantes de esta familia. También los hay de otra de las pasiones de Duarte y su esposa como lo eran los caballos y las corridas de toros, algunos por los cuales pagaron hasta 6 mil dólares por su elaboración.

El ex gobernador también dejó en esa bodega un título de acciones de petróleos por una denominación de 700 mil pesos.

Entre las curiosidades, de Javier Duarte se encuentra que dejó dos sables láser de Jedi personalizados con su nombre, un sillón de 3 mil pesos para su mascota, palos de golf cuyo costo supera el millón de pesos, un Xbox y hasta unos videos para hacer pilates.

Cosas robadas

Algunos de los artículos que evidencian que Javier Duarte de Ochoa aprovechó el cargo para robárselos son la vajilla oficial del Gobierno de Veracruz, valuada en más de 150 mil pesos; una medalla de la Secretaría de Gobernación dirigida al comisionado nacional de Seguridad Pública de la Policía Federal.

También en esa bodega fueron hallados 2 mil 366 paquetes de útiles escolares, 189 sillas de ruedas, 16 pares de muletas, 136 andaderas, 229 bastones ortopédicos, mil 534 despensas, 640 tabletas electrónicas, 63 bocinas y 77 stereos.

En esa bodega apareció el documento oficial de inscripción de "El Tajín, ciudadela prehispánica", en la lista del Patrimonio de la Humanidad, emitido el 14 de diciembre de 1992 por la Unesco.

La ambición de Duarte y su esposa era tal, que también fueron encontrados lapiceros y ceniceros de los hoteles de mayor lujo en Estados Unidos como el Hilton y St Regis.

Todos lo querían

Entre los artículos que más abundan en el aseguramiento del inmueble, están los reconocimientos que le hicieron, quienes hoy lo niegan o lo critican, tal es el caso de los empresarios o del Comité Directivo Estatal del PRI.

De manera particular, el ex gobernador acumuló más de una veintena de reconocimientos y regalos por parte de la Secretaría de Marina, entre los cuales resaltan los sables que entregan a los cadetes que egresan de la Escuela Naval.

Charolas, fotografías, cuadros y un sinfín de artículos otorgados por la Cruz Roja, el PRI, la CMIC, el Consejo Coordinador Empresarial de Veracruz, ganaderos, cañeros, priístas forman parte de los artículos personales del ex mandatario.

Resalta que la Embajada de la India le regaló un busto de Gandhi, mientras que el gobierno francés le hizo también algunos regalos como un hacha, utilizada en la batalla en el municipio de Camarón de Tejeda.

Igualmente destaca un reconocimiento de cristal en forma de estrella con el grabando "Soy Honesto" y un reconocimiento por parte del Congreso de Nueva Jersey como visitante distinguido.

Lo más íntimo

Entre los artículos más personales asegurados a la familia Duarte Macías, se encuentran las alcancías de sus hijos, los diarios personales de Karime Macías y una colección de balones oficiales de todos los mundiales de futbol, además de un balón conmemorativo utilizado por el equipo Real Madrid en el año 1902.

Las camas, sabanas, colchas y hasta almohadas utilizadas por el matrimonio y sus hijos también aparecen en la lista de artículos asegurados.En la lista fue incluida una mochila con el logotipo del Instituto Veracruzano del Deporte, que adentro trae un guante de beisbol, que tiene grabado el nombre de Javier Duarte Macías, hijo del ex gobernador, así como una medalla enmarcada de la competencia Iron Kids Finished celebrada en Inglaterra en 2015.

Hay cuatro alcancías, tres en forma de cochinito y una más en forma de caja, que se encontraban en un contenedor junto con los diarios de los hijos y las cartas que les escribían Javier Duarte y Karime Macías.

Había otra caja de plástico que contenía las muñecas y la ropa con las que jugaba Carolina Duarte Macías, pues dicha ropa estaba grabada con su nombre.

De Karime Macías fueron halladas bolsas del diseñador Louis Vuitton, así como bolsas de viaje de la marca Brics Boutique, sus diarios y una colección de plumas entre las que estaban 2 bolígrafos Mont Blanc, 2 Swarovski, uno Tiffany, uno Cartier, una pluma Fuente y un disco conmemorativo de Jhon Lenon y una colección de discos de Agustín Lara.

Algunos de los artículos personales de Javier Duarte de Ochoa era una caja que contenía 12 cepillos para el cabello, más de 400 puros, un recetario para hacer 500 cocteles, una pluma conmemorativa a la Independencia de México de la cual sólo se hicieron 400 ejemplares, una placa metálica con la imagen del Palacio de Bellas Artes dedicada al ex gobernador, su fotografía de graduación del Tecnológico de Monterrey de la Maestría de Gestión Pública Aplicada en 2009 y una foto junto a la ex líder nacional del PRI, Beatríz Paredes con la leyenda "No fallarle al pueblo".