Política

Candidatura indígena intentará evidenciar sectores en resistencia

octubre 09, 2017

Orizaba, Ver.- A las elecciones federales del 2018 le seguirá un embate económico que prevé nuevos incrementos en precios de productos y servicios además del recrudecimiento de una política fiscal agresiva contra las medianas y pequeñas empresas, "es la guerra contra el pueblo", opina Jairo Guarneros simpatizante del EZLN y promotor de la candidatura independiente de la indígena María de Jesús Patricio Martínez, incluso señala que la irrupción de "Marychuy" es para centrar el debate nacional en los pueblos originarios del país.

De entrada señala que aunque la aspirante a candidata independiente, "sale del EZLN, es una propuesta del Congreso Nacional Indígena (CNI), el EZLN apoya la decisión del CNI de irrumpir en el proceso electoral llamando a quienes como en mi caso simpatizamos con el zapatismo nos sumemos a esos trabajos".

El proceso electoral para el Congreso Indígena, dice, "es la posibilidad primero de poner nuevamente el centro del debate nacional la situación de los pueblos originarios y la guerra que enfrentan, segundo tender puentes con quienes resisten a este proyecto de muerte como son mujeres, ambientalistas, familiares de los y las desaparecidas, trabajadores por cuenta propia, jóvenes, presos y presos políticos, persona con orientación sexual diferente".

Además, explica, "es la oportunidad de visibilizar la situación de todos los sectores y proponer caminar juntos en una forma diferente de gobernar. Se trata de enfrentar a un sistema caduco y ayer mismo "Marichuy" lo empezó a evidenciar. La candidatura independiente cumplirá con las reglas electorales a pesar de su condición, se evidenciara y se promoverá la organización de la sociedad civil y la articulación de las expresiones de resistencia que hay en todo el país"

–¿Les da para ganar la elección?

–"El CNI señala que va por todo"

–Pero una cosa es ir y otra es tener con qué

"Si dice que va por todo seguramente tiene con qué. El EZLN no participa en ese proceso electoral no irá a votar, no la propuso sino quien lo hizo fue el Consejo Indígena de Gobierno y el EZLN respalda esa decisión, pero no votará.

La participación de "Marichuy", señala, la explicamos así ante la guerra que se está viviendo principalmente en contra de los pueblos originarios las opciones que tenían eran: continuar resistiendo esa guerra hasta su desaparición o irrumpir en la gran fiesta de la clase política y a la vez articularse con otros que también sufren esa guerra, exhibir a la clase política y organizar a quien así lo quiera para lo que vendrá después del 2018; después de las elecciones se necesitará un espacio donde quienes resistan puedan estar seguros.

El año electoral, dijo, además es la continuación con más agresividad de la guerra en contra del pueblo. El Estado y quienes realmente mandan en este país arreciarán la guerra que se verá a través de las reformas se han hecho, sobre todo si gana alguien de la clase política que será obligado a llevar a fondo esas reformas que significan mayor explotación, despojo, represión crisis económica desapariciones".

Por eso decimos, aclara, que una vez pasado el proceso electoral las agresiones contra la población, será mucho mayor, "vamos a tener un escenario postelectoral bastante complicado", anticipa.