Política

Si se concretan proyectos energéticos, Xalapa estaría expuesta a riesgos

octubre 08, 2017

Xalapa estará bajo graves riesgos ambientales, de seguridad y de salud, en caso de que se concreten proyectos como la explotación de la mina "Caballo Blanco", y la introducción del gasoducto, advirtió el dirigente de la agrupación política nacional Profesionales por México, Reynaldo Guerrero Corona.

Dijo que en el caso de la mina, las quejas se han concentrado en la contaminación ambiental que se producirá al entorno inmediato como son los municipios de Actopan y Alto Lucero, pero aseguró que el daño podría llegar hasta Xalapa, pues con los nortes que entran en esa zona toneladas de polvo contaminado llegarían hasta la capital.

"La ciudad de Xalapa se encuentra a 30 kilómetros en línea recta del punto donde se efectuaría la explotación minera, y para obtener un gramo de oro, se debe remover una tonelada de tierra que ya estaría contaminada con cianuro", añadió.

Si bien, reconoció que el daño a la salud, sería de manera inmediata para los lugares cercanos, con la entrada de un norte, todo ese polvo contaminado con cianuro que ayuda a separar el oro de la tierra, volaría hasta la capital o hasta la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río.

Por ello, insistió en que tal proyecto minero no debe ser aprobado, sin embargo reprochó la pasividad de la delegación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a cargo de José Antonio González Azuara, quien prácticamente se ha quedado callado en torno a este proyecto.

En cuanto al tema del gasoducto, lamentó que tal proyecto ya esté iniciándose, aprovechando la reconstrucción de la carretera Xalapa-Coatepec.

Reynaldo Guerrero Corona mencionó que es una bomba de tiempo el permitir que el gasoducto pase por Xalapa, pues ahora con los temblores que se han sentido en la capital, se ha demostrado que hay movimientos muy fuertes en la tierra, que podrían fracturar las líneas de conducción.

Dijo que en ambos casos la postura del gobierno de Veracruz debería ser la de estar en contra, porque se está poniendo en riesgo no sólo el medio ambiente, sino también la salud y la seguridad de la población que ante una contingencia derivada del gasoducto, no habría forma de poder escapar.