Política

Barandal

octubre 06, 2017

◗ El Frente Ciudadano

◗ Dante Delgado, clave

◗ Ligas con Yunes Linares

ESCALERAS

Con todo y que el Frente Ciudadano por México (FCM) ni es frente ni ciudadano ni va por México, el politólogo Carlos Ronzón Verónica dice que incidirá en Veracruz por las siguientes razones:

El factor Dante Delgado. Dante con el Movimiento Ciudadano, MC, lo ha suscrito con Ricardo Anaya del PAN y Alejandra Barrales del PRD.

Ricardo Anaya, atrás de la candidatura presidencial, y Barrales atrás de la candidatura a la jefatura de Gobierno en la Ciudad de México y Dante atrás de la candidatura de Enrique Alfaro a la gubernatura de Jalisco.

Pero Dante también tiene su corazón en Veracruz... Sería difícil precisar, ahora, si buscaría la candidatura del FCM a gobernador, pues desde su salida del penal de Pacho Viejo en el año aciago de Patricio Chirinos y Ernesto Zedillo, su mundo es el altiplano. Pero… Pero al mismo tiempo jugaría con un candidato, aun cuando, dice el profe, también buscará el Senado o la diputación federal para, digamos, alternar con la dirigencia del MC ... Y es ahí, donde con su fuerza en el FCM y su fuerza jarocha con el MC, y los votos duros de su historia política y su partido, su papel será clave.

El factor Miguel Ángel Yunes Linares. El góber azul, con ocho gobernadores panistas más, se opusieron al FCM. Lo menos que le llamaron fue demagógico y populista... Y por tanto, estaría por verse si Ricardo Anaya le deja libre la cancha para lanzar a su primogénito como candidato, digamos, de la alianza PAN y PRD a gobernador ... Y más por el PAN y PRD que forman parte del FCM ... Y más ahora cuando Ricardo Anaya ha nombrado al jefe Diego Fernández de Cevallos como su cabildero en el Frente ... Y más cuando el FCM quedó integrado como una coalición para reproducirse en el resto del país.

PASAMANOS

La duda, observa el politólogo Carlos Ronzón, es si al FCM le alcanzará para llegar a Los Pinos y al mismo tiempo sostener o deshacerse de los caciques locales y virreyes en que suelen convertirse los gobernadores en sus entidades federativas... Y es que alrededor del factor Dante Delgado se levantan varias interrogantes. Por ejemplo:

A: En otro escenario Dante estaría descartado como candidato del FCM a la gubernatura, pero jugaría con otro para, digamos, cobrar la fractura pendiente con Yunes Linares y que data desde el Chirinismo.

B: Con todo y su corazón en Veracruz, Dante ni buscaría la nominación ni tampoco empujaría a un candidato, pero ejercería la facultad de veto en contra de Yunes Linares.

C: Dante "dejaría hacer y dejaría pasar", pero aprovecharía la fuerza del FCM para lanzar a su favorito Armando Méndez de la Luz como candidato al Senado, que ya antes lo fue.

D: Más que pensar en Veracruz, Dante pensaría en Los Pinos y que sería su gran jugada, además de que con la gubernatura de Jalisco estaría bien pagado.

E: En todo caso, Dante, con tanta experiencia en el carril político, dejaría que la decisión nacional del FCM decidiera el candidato a gobernador de Veracruz, pues en el otro lado de la cancha la mayoría está en el PAN y PRD.

F: Dante trae una carta escondida. Se llama Carlos Salinas de Gortari, quien lo nombrara embajador de México en Italia. Y Salinas está jugando en la sucesión presidencial, y Dante por añadidura.

Y es que, además, Salinas tiene un vaso comunicante con Yunes Linares. Y Yunes tiene en Patricio Chirinos a su gran aliado.

Así, y tratándose de la gran disputa por el poder público, en el triángulo Dante, Yunes y Chirinos está Salinas. Y Salinas manda, se impone, ejerce su gran poder de seducción y liderazgo.

CASCAJO

Según Ronzón, el Frente Ciudadano por México seguirá unido hasta que el candidato presidencial los separe.

Ahí es donde la utopía tronará, pues la codicia del poder público se vuelve desaforada y ni modo que Ricardo Anaya acepte, digamos, a un candidato ciudadano.

Es más, por eso mismo, resucitó al jefe Diego (el Cuauhtémoc Cárdenas del PAN) para que le abra brecha.

Incluso, en algunas entidades federativas, el FCM podría lograr algunas alianzas, pero con un choque de caciques regionales peor que el muro de Donald Trump.

Yunes Linares, por ejemplo, en la prueba política más importante de su vida, y más, porque sus ligas están en el PAN, pero también en el PRI con su antiguo aliado y amigo, Miguel Ángel Osorio Chong, poderoso precandidato presidencial.

Por eso, Miguel Ángel padre juega en dos canchas, la del PAN y la del PRI, y en donde pesan, y pesan mucho, los panistas Ricardo Anaya, Felipe Calderón y Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle y Carlos Salinas, Osorio Chong y Dante Delgado.

¡Ah!, pero también pesa Andrés Manuel López Obrador, el dueño de Morena, y a quien declarara la guerra desde hace rato asegurando que tiene su expediente negro, listo para desembucharlo.

Claro, dice Ronzón, si el Yunes azul consolida su liderazgo en Veracruz con una gran fuerza electoral, entonces, tendría la decisión final en sus manos para favorecer al primogénito.

Hacia el final del día y de la noche, las élites políticas se arreglan en el altiplano y en lo oscurito.